La sombra de la quiebra se cierne sobre Norwegian dejando en el aire el futuro de los más de 1,700 trabajadores que tiene España y que actualmente están sin trabajar.

Y es que la negativa del Gobierno de Noruega a salir de nuevo al rescate de la compañía aérea ha puesto en peligro su capacidad para sobrevivir “al duro invierno” ante la falta de liquidez y de alternativas para generar ingresos

“La negativa del gobierno a inyectar más fondos es una bofetada para todos los que en Norwegian luchamos por el futuro de la compañía mientras vemos que nuestros competidores reciben miles de millones de sus gobiernos. La compañía se enfrenta ahora a un futuro muy incierto, pero haremos todo lo que esté a nuestro alcance para superar esta crisis”, dijo Jacob Schram, director general de Norwegian, en una conferencia de prensa en la que reconoció que no ha hablado con sus principales acreedores y accionistas privados.

“Teníamos muy claro que si la pandemia continuaba durante todo el verano, necesitaríamos más apoyo. Necesitamos ayuda para pasar el invierno. Esperamos las vacunas de forma inminente y nuestro objetivo es operar con el 50 o 60% de la capacidad en verano de 2021 y con el 80-90% en el de 2022, pero necesitamos ayuda para llegar”, explicó.

Tras conocerse la decisión del gobierno noruego de no dar más ayudas, las acciones de la aerolínea cayeron 13.23% en la Bolsa de Oslo.