La actividad bursátil concluyó la sesión de ayer con resaca. Después de la euforia del lunes, la mayoría de los mercados accionarios en el mundo cerraron en terreno negativo.

Aparecieron las dudas sobre el paquete financiero aprobado por la Unión Europea (UE) durante el fin de semana pasado, que pretende dar estabilidad y certidumbre a los mercados financieros.

Una de las preguntas cruciales es cómo afectará al crecimiento de los miembros de la zona euro toda esta serie de medidas que no dejan de ser sólo un aliciente y no una solución estructural y de largo plazo , adelantaron analistas de Monex Casa de Bolsa.

En las bolsas de Nueva York y México, los descensos fueron marginales.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones bajó 0.34% a 10,748.48 unidades, mientras que el índice tecnológico NASDAQ consiguió avanzar 0.03% a 2,375.31 enteros.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), cerró prácticamente sin cambios, respecto de la jornada previa, al ubicarse en 32,119.11 enteros, registrando una baja marginal de 0.49 por ciento.

En las plazas europeas, España encabezó las bajas, el índice Ibex-35 cedió 3.3% logrando apenas mantenerse sobre los 10,000 puntos, seguida del FTSE inglés, que perdió 1.5 por ciento.

La excepción de las caídas en Europa fue el mercado alemán, que a pocos minutos de finalizar la jornada logró reponerse, el índice Dax concluyó con una ligera ganancia de 0.3% a 6,034.71 enteros.

Ante el comportamiento de las bolsas mundiales, analistas de Invex Casa de Bolsa fueron contundentes al asegurar: A medida que la exaltación provocada por el anuncio del fondo de rescate en Europa se disipa, los inversionistas se percatan de que no se resuelve nada de manera definitiva, y que todavía podrían surgir muchas complicaciones .

Por su parte, analistas internacionales observaron que no creen que el recorte de ayer en los mercados accionarios distorsione la tendencia de recuperación de las cotizaciones, que siguen muy penalizadas.

La actividad bursátil sigue esperando que los países más afectados por el riesgo de contagio de Grecia anuncien sus recortes de gasto, que deberán ser ambiciosos si se quiere que el plan aprobado tenga efectividad a medio y largo plazo, y no se quede en un mero paquete de ayuda.

asaavedra@eleconomista.com.mx