Meliá Hotels va camino de convertirse en la primera de las grandes empresas del sector turístico en España en dejar atrás los estragos de la la pandemia del Covid-19.

Desde sus niveles mínimos de los últimos 12 meses (desde marzo del 2020) las acciones del grupo hotelero se revalorizan cerca de 162%, la mayor de entre sus comparables del Ibex, y después de eDreams, en el Mercado Continuo, que sube 234% y es la única que ya sitúa su precio 4.5%por encima de los niveles de febrero del 2020.

Las acciones de Meliá suben cerca de 11% solo desde el pasado 22 de febrero. Este último estirón en Bolsa tiene que ver con que las reservas de viajes desde Reino Unido se han disparado las últimas dos semanas, tras conocerse el plan de desescalada del país a partir de mayo.

Como detalla la propia hotelera, en base a los datos de su plataforma, la mayor demanda se concentra "en septiembre, seguido de agosto, octubre, julio, junio y mayo, coincidiendo con los tiempos en que se estima se irá ampliando la inmunidad de rebaño [por las vacunas] en Europa y normalizando la situación".

"El destino absolutamente prioritario de dichas reservas es España (casi 50% de su EBITDA", resaltan en la compañía de la familia Escarrer, desde donde informaron que, "comparando las reservas de británicos para los hoteles vacacionales españoles -25 de febrero de este año frente al mismo día de 2020-, las diferencias son: +63% en junio, +113% en julio, +89% en agosto, +25% en septiembre y +153% en octubre".

A finales de enero, Gabriel Escarrer, presidente ejecutivo de Meliá, admitió que los británicos estaban "ya reservando sus vacaciones en España, aprovechando la fortaleza de la libra".

Según defendió entonces, "el negocio vacacional es el segmento que antes se va a recuperar, y está claro que hay una demanda contenida, de gente que ha sufrido menos económicamente y tiene ganas de viajar, y esas ganas son las primeras que van a salir".