La Bolsa de Nueva York fue testigo, este miércoles, de la decepeción que generaron el martes los resultados de la mayor empresa mundial por capitalización bursátil.

Apple tuvoen Wall Street una de sus peores jornadas en Bolsa desde el 2009.

Las mayores caídas desde entonces las registró en enero del 2014, cuando se desinfló 8%, y en enero del 2013, cuando se desplomó 12 por ciento.

Al cierre en Wall Street, nada más conocer los resultados de Apple, los inversionistas aceleraron sus ventas.

Las acciones del gigante tecnológico llegaron a tener una caída de 7.9%, para luego recuperarse un poco y cerrar la jornada bursátil con una caída de 6.3%, a 97.82 dólares.

Eso significa una pérdida de valor de mercado de 36,000 millones de dólares, para llegar a 543,862 millones de dólares.

La confirmación del freno de sus ventas agrava las dudas sobre la sostenibilidad de su ritmo de crecimiento, hasta el punto en que los analistas no descartan que Apple realice una gran adquisición para recuperar sus niveles previos de crecimiento.

Las caídas que adelantan sus acciones en los mercados fuera de hora, además de borrar el nivel de los 100 dólares, agrava a 30% las pérdidas acumuladas desde sus récords históricos en Wall Street, alcanzados en febrero del 2015.

La publicación de resultados no sólo ha desatado una reacción bajista por parte de los inversionistas.

Las firmas de análisis han rebajado en bloque sus valoraciones sobre la empresa estadounidense.

De las 10 primeras firmas en actualizar sus perspectivas sobre Apple a raíz de los resultados, seis (Nomura, RBC, Barclays, Baird, Cowen y Pacific Crest) coinciden a la hora de fijar su precio objetivo en el entorno de los 120-125 dólares por acción.

Los más pesimistas, como Macquarie, recortan su valoración hasta los 112 dólares, mientras que los más alcistas, Piper Jaffray, sitúan su precio objetivo en 153 dólares.

Futuro, en manos del iPhone

Las esperanzas de Apple dependen de su nuevo modelo tras el cénit del iPhone.

Pregunten a Siri si el iPhone 7 será la solución a los problemas de Apple Inc y el asistente virtual responderá que pueden encontrar la respuesta y más en el sitio de Internet de la empresa. Ojalá fuera así de fácil.

Las acciones de Apple sufrieron su mayor pérdida diaria en más de dos años, luego de que reportó la primera baja de ventas de teléfonos inteligentes de la historia, lo que ha llevado a acuñar la expresión el pico del iPhone .

Para muchos analistas, el futuro inmediato de la compañía depende del iPhone 7, que se espera que Apple presente en septiembre.

Si el iPhone 7 no sorprende con nuevas funciones novedosas y significativas, me temo que los consumidores no renovarán sus equipos , escribió el analista de Macquarie, Ben Schachter, en una nota a clientes.

Y, desafortunadamente, nada de lo que hemos sabido sobre el iPhone 7 hasta ahora nos sorprende como particularmente innovador .

Se espera que el iPhone 7 tenga una nueva imagen, resista al agua e incluya audífonos inalámbricos y la presión continua de la pantalla como botón de inicio.

Pero muchos se preguntan si será suficiente para hacer que los usuarios renueven sus iPhone o para que se cambien quienes usan teléfonos con la plataforma Android.

Goldman Sachs retiró a Apple de su lista de compras con convencimiento tras la presentación de los resultados de Apple, cuyas acciones cree que se mantendrán débiles hasta que el mercado esté más cómodo con las perspectivas para el iPhone 7.

Para algunos analistas, la magia de Apple se ha terminado. Por vez primera desde el 2003, el gigante tecnológico sufrió una caída en sus ingresos.

valores@eleconomista.com.mx