El renombre de las institución financieras o de los empresarios e inversionistas que están inmersos en escándalos baja considerablemente a corto plazo. El pago de hacer mal las cosas no solo es monetario, sino en reputación, y es que este tipo de situaciones no se olvida fácilmente, y aunque las disculpas no se hagan esperar, el sector económico siempre mantiene su distancia.

A continuación, le presentamos una lista de los diez escándalos financieros más populares en los últimos años:

1. Bernard Madoff. El inversionista, que usó su reputación como ex presidente del Nasdaq, construyó de modo fraudulento una gigantesca pirámide financiera. Estafó a cientos de familias ricas estadounidenses y fondos de inversión en un fraude que habría superado los 50,000 millones de dólares.

Madoff, el último de los grandes fraudes

2.Jerôme Kerviel. El antiguo bróker fue condenado por haber causado pérdidas de 7,000 millones de dólares en 2008 al banco Société Générale (SG). Fue culpado por abuso de confianza, falsificación e introducción fraudulenta de datos en el sistema informático de la sala de mercados del banco.

Condenan a excorredor de Société Générale por fraude millonario

3. Enron. La mayor empresa distribuidora de energía ocultó durante años pérdidas millonarias hasta que quebró en diciembre de 2001. Sus pasivos superaban los 30,000 millones de dólares. La empresa auditora Andersen resultó sospechosa de haber destruido documentos comprometedores. Las pérdidas de este fraude llegaron a los 63,400 millones de dólares.

4. El laboratorio Merck. A mediados de 2002 infló su facturación en 14,000 millones de dólares pese a que dichos fondos correspondían a su subsidiaria Medco, encargada de proveer remedios a precios de descuento a varias cadenas de farmacia. Merck contabilizó en su columna de gastos para equilibrar las cuentas, pero el ingreso no le pertenecía y adoptó la cifra sólo para inflar las ganancias. Aunque este caso no se considera técnicamente un fraude, la empresa vivió una tensa semana en Wall Street hasta poder aclarar la situación.

5. Worldcom. La telefónica es la segunda más importante de su tipo en Estados Unidos. Falsificó cuentas de utilidades por un total de 3,850 millones de dólares. Cuando se supo la noticia sus acciones bajaron bruscamente en más de 94 por ciento.

6. Yasuo Hamanaka. Era el principal inversionista en cobre de la corporación japonesa Sumitomo y controlaba anualmente cerca de 5% del suministro mundial de cobre. En 1996, la compañía anunció pérdidas de 2,600 millones de dólares debido a operaciones no autorizadas de Hamanaka en la Bolsa de Metales de Londres. También lo acusaron de falsificar las firmas de dos de sus superiores en cartas a inversionistas extranjeros.

7. Nick Leeson. En 1995, el corredor de bolsa provocó el colapso del banco británico Barings al perder más de 1,300 millones de dólares invirtiendo en el índice Nikkei de Japón. Leeson dirigía desde la sede del banco en Singapur las operaciones de futuros en los mercados asiáticos y apostó a la caída del yen. El banco perdió todas sus reservas lo que lo llevó a la quiebra. Desapareció del mapa y a los pocos meses fue vendido simbólicamente en una libra esterlina al banco holandés ING.

8. Liu Qibing. En 2005, un operador en la Bolsa de Metales de Londres que trabajaba supuestamente en representación del gobierno chino, apostó erróneamente a que el precio del cobre iba a caer, acumulando pérdidas por más de 800 millones de dólares. El buró de la Reserva Estatal de Shangai donde supuestamente trabaja Liu Qibing, negó conocerlo.

9. John Rusnak. En 2002, el operador de divisas estadounidense, empleado del banco Allied Irish Bank (AIB), fue acusado de falsificar documentos para encubrir malas inversiones. El banco dijo que, como resultado, perdió 750 millones de dólares. Después de una investigación de cuatro meses, fue acusado formalmente ante un jurado federal. La fiscalía dijo que Rusnak no se benefició personalmente de las pérdidas, que fueron en su mayoría en transacciones entre el dólar estadounidense y el yen japonés. Según informes, él le confesó al FBI que sus deudas se acumularon mientras trataba de concebir una táctica para recuperar el dinero perdido sin tener que admitir a sus jefes el problema inicial. En 2003, fue sentenciado a siete años y medio de prisión, luego de llegar a un acuerdo con la fiscalía.

10. Peter Young. Un gestor de fondos del banco británico Morgan Grenfell, luego adquirido por Deutsche Bank, fue acusado en 1998 de haber causado pérdidas por más de 220 millones de libras esterlinas, en inversiones no autorizadas. Según Morgan Grenfell, Young empleó dinero invertido en tres grandes fondos europeos de la compañía para comprar acciones muy especulativas. En diciembre de 2000, un jurado determinó que no estaba mentalmente capacitado para ir a juicio, luego de que se presentara ante un tribunal de Londres vestido de mujer.

Las 20 mayores quiebras en EU desde 1980

fondos@eleconomista.com.mx