Buen día, gusto en saludarte al cierre del 2016, mes 12 de un turbulento año que no se despide aún en lo político-económico, hay que ver lo que nos quedaba pendiente, y eso es lo que el domingo pasado los italianos eligieron con el no para, así, darle la espalda al señor Renzi. El mandato del primer ministro termina con el plebiscito y una joven república de 70 años tiene su cambio de gobierno 63, si llevo bien la cuenta

Matteo Renzi lo hizo demasiado personal y los italianos lo etiquetaron con el establishment; acto seguido, los populistas lo hicieron trizas.

El euro se puso trepidante mientras lo de Italia sucedía, y las aves de mal agüero no le dan mucha vida a la moneda comunitaria. Italia podría revivir a la lira y ahí buscar emisión, devaluar, competir y hacer el círculo vicioso de quien no tiene y debe.

Ahora platiquemos de la OPEP. Como sabes, llegó a un acuerdo tentativo para controlar el abasto de petróleo; en lo general, suena bien, seguramente, pero, como todo: en el detalle se esconde el diablo. Este es el primer acuerdo que gesta la OPEP después de más de ocho años y aún queda pendiente que se hagan otros amarres. El cártel cortará producción diaria en 1.1 – 1.2 millones de barriles desde enero usando la producción de octubre como benchmark.

Los que más cargan el recorte son Arabia Saudita, Irak, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos. Desde fuera, la OPEP aún tiene que lograr alinear algunos no miembros, la idea es conseguir 600,000 barriles fuera de miembros OPEP; de esa cifa, Rusia participará con 300,000. Habrán invitados no miembros a la reunión de este fin de semana en Viena. Rusia va a asistir, México va a tener que recortar 160,000 barriles por día, pero no por acuerdo. La realidad es que a México se le está secando Cantarell.

¿Qué hará Estados Unidos? Fue el que rompió el monopolio de la OPEP y cambió el juego de este negocio con su shale oil. Los estadounidenses con su extracción están en capacidad de romper balances productivos, y yo sé que he repetido esto hasta la saciedad, pero en EU el petróleo es un negocio, no una dependencia presupuestaria, esa es la diferencia, y es muy grande. Si el crudo sube, EU pone más pozos que están latentes a operar y no sólo eso, los precios altos son bloqueados a futuro. En noviembre pasado se operaron 20.9 millones de contratos de petróleo por día en el CME, eso es 52% más que en noviembre del 2015. El interés abierto anda en los 113 millones de contratos, 11% más que el año pasado.

La idea de ver precios subir facilita a muchos operadores de pozos independientes cerrar ventas a diferido usando los mercados de futuros; si el precio cae, ya están vendidos, y si sube, su presupuesto está cubierto, eso les asegura tener capacidad de extracción y, por ende, de abastecer; una cosa va con la otra: mientras más suba el precio, más negocio hacen y más se neutraliza el esfuerzo de la OPEP.

EU no se va a aliar en ningún pacto monopólico y, honestamente, la OPEP es un manipulador de mercado flagrante y lacerante, si lo medimos con el criterio de libre empresa. No por nada la OPEP es un cártel y sus integrantes son poco amigables y no hay cariño entre ellos. Reunirse como lo hacen es el menor de los males y por ello hacen, el acuerdo más allá de ser un acuerdo, es un tope de amenazas.

Los sauditas, por ejemplo,levantaron la producción petrolera mientras el precio bajaba, en otras palabras, se aprovecharon de la caída de precios para ganar market share y en ese incremento levantaron la producción al menos 1 millón de barriles y sus exportaciones crecieron 445,000. Los sauditas aceptan bajar su producción en 486,000 barriles por día a partir de enero por seis meses, pero eso no les obliga a bajar su cuota exportadora.

Logran este acuerdo amenazando que seguirán produciendo al ritmo del verano y con eso alcanza, los sauditas tienen alto consumo en el verano y son lo suficientemente grandes como para atender una demanda interna robusta, por ello en el verano, para poder hacer labores de enfriado, producen y consumen más, y ese fue el tema en la mesa.

Los sauditas reducen producción pero no bajan sus exportaciones e Irán logra poner una producción máxima de 3.8 millones de barriles, eso es más de lo que están haciendo de momento pero menos de lo que hacían antes de que les aplicaran sanciones.

Sea como sea, se llega a un acuerdo, pero no es tan claro que este sea el camino y no está asegurado que se cumpla. Finalmente los jueces de todo esto serán Kuwait, Argelia y Venezuela.

En lo que todo eso sucede, fue trepidante. China le compra 426,000 toneladas de soya a EU y se hizo la fiesta y en un minuto acumulo más de 7,500 contratos (136tm/contrato) y se rompieron promedios móviles, se cerró la venta, y la presión de compra movió la puja agresivamente en la sesión de Chicago. El resto fue ver cierto acompañamiento al grado en el que el maíz recibió una carretada de la misma proporción y, 8,000 contratos (127tm/contrato) más tarde, operados en un minuto, rompió el balance e invitó al short covering, los fondos están cortos en maíz y recortaron su exposición un tanto.

Así amaneció el tema esta semana y la pregunta ahora es qué hacer para alimentar este rally. Lo comentado parece insuficiente como para instalar este momento de precio como nuevo piso y desde aquí lanzar espacios de alza.

Qué tal la volatilidad. Yo te pregunto si para transitar en ella estás en buenas manos. Ánimo.

[email protected]