Inversionistas dubitativos movieron sus apuestas en Wall Street durante junio. De acciones de grandes tecnológicas como Microsoft y Apple, muchos saltaron a compañías de mediana capitalización, en sectores menos explotados. Pero las más recientes cifras de la economía y algunos reportes trimestrales pueden revertir este escenario.

Cuatro de las tres compañías tecnológicas más grandes del mercado estadounidense dieron a conocer el jueves 30 de julio sus resultados correspondientes al segundo trimestre de 2020. A pesar de su fortaleza durante la pandemia, pocos fueron los que anticiparon cifras como las que Facebook, Apple y, en menor medida Amazon, reportaron.

Facebook, el gigante de las redes sociales, informó que como consecuencia de la pandemia y el confinamiento los usuarios activos diarios en sus plataformas (Facebook, WhatsApp e Instagram) se incrementaron 3% a tasa anual. Gracias a los nuevos anunciantes duplicó sus ganancias a un monto de 5,178 millones de dólares en el periodo.

Para Apple la pandemia también se convirtió en una gran oportunidad, debido a la mayor demanda de dispositivos para trabajar a distancia. Las ventas consolidadas de la compañía se incrementaron 11% entre abril y junio, con crecimientos de 31% y 22% en iPads y Mac, respectivamente. En servicios, vio un aumento de 15 por ciento.

Amazon, el mayor competidor en ventas por internet, reportó quizá las cifras trimestrales menos sorpresivas entre estos gigantes. Ante la necesidad de un canal de ventas a distancia en la pandemia, los ingresos de la compañía subieron 9.64% a 88,910 millones de dólares contra 81,090 millones de dólares en el mismo periodo de 2019.

El viernes 31 de julio esta información se reflejó en los papeles de las tres compañías: Facebook ganó 8.70% y Apple, 10.46%, en una jornada en la que por momentos volvió a ser la más grande empresa pública (ambas tuvieron sus mejores desempeños desde el 13 de marzo). Amazon, con menor sorpresa, cerró con una ganancia de 3.70 por ciento.

“En el corto plazo es posible que las ganancias de las tecnológicas sean frenadas por todo el escrutinio del Senado estadounidense sobre sus prácticas monopólicas. Sin embargo, es una tendencia que se podrá mantener en el largo plazo por la pandemia”, explicó Jorge Serralde, maestro en Finanzas por la Universidad del Valle de México.

Dudas en la economía tradicional

El jueves 30 de julio Estados Unidos dio a conocer que en el trimestre su economía se contrajo a una tasa histórica de 32.9% en términos anualizados. En el mercado laboral, reportó un segundo aumento consecutivo en las cifras de solicitudes de apoyo por desempleo, con un registro de 1.434 millones en la semana que terminó el 25 de julio.

Mientras, la economía profundizó su caída trimestre contra trimestre en 9.5%, la cifra que se relaciona con desempleo reportó su semana número 18 con un registro por encima de 1 millón. Eso confirmó un estancamiento del empleo, en medio de un pobre desempeño de la economía y en un contexto de más contagios de Covid-19.

Durante julio, los precios del petróleo tuvieron un desempeño estable y los futuros de la mezcla estadounidense West Texas Intermediate (WTI) se ubicaron el viernes sobre 40.4 dólares por barril. Esto es poco más de un dólar por encima del precio de 39.30 dólares al terminar junio, pero 20 dólares debajo de su inicio del año.

Dos gigantes de este sector, Exxon Mobil y Chevron, dieron a conocer el viernes sus cifras del trimestre. Los resultados fueron en línea con el desempeño del petróleo y pobres contra los de grandes tecnológicas. Exxon Mobil perdió 1,100 millones de dólares en el periodo. La pérdida de Chevron fue de 8,300 millones de dólares.

“En este entorno de bajas tasas de interés y con toda la economía tradicional deprimida, los inversionistas se montan en tendencias en busca de rendimientos. El riesgo es la pérdida de proporciones, quedarse con ‘la papa caliente’ antes de un ajuste sano, mas no un cambio de tendencia”, dijo el trader independiente Ángel Amancio.

[email protected]

kg