La primera compañía española en capitalización, Inditex, presentó el jueves los resultados de los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, que acabó el 31 de octubre.

La compañía cerró el periodo con un avance en las ventas de 16%, hasta los 14,744 millones de euros. A ello se suma un impulso en las utilidades de 20%, hasta los 2,020 millones de euros.

También crecieron en las cifras en otras magnitudes como el flujo operativo (EBITDA) de 3,328 millones de euro, 18% más que en el 2014. La deuda de la compañía queda en 42 millones de euros, frente a los 13 millones de hace un año.

La compañía, sin embargo, no recibió el visto bueno del mercado. Las acciones del grupo cerraron la jornada con una caída del 1.35% hasta los 32.10 euros por acción. Este resultado hace peligrar la barrera de los 100,000 millones de euros en valor de capitalización, pese a que hace una semana llegara a rozar los 110,000 millones de euros.

El crecimiento de la compañía tiene un foco importante en Asia, además de tiendas online en Taiwan, Hong Kong y Macao.

El presidente de la compañía, Pablo Isla, destacó en especial a China. Estamos construyendo una fuerte presencia en el país, nuestro comportamiento allí es altamente positivo gracias a nuestro modelo, que integra canales online y físicos , indicó. Añadió que el apetito por la moda en China es inmenso. No tenemos dudas sobre este mercado .

Buena parte de ayuda en el crecimiento del grupo ha tenido la expansión territorial que mantiene desde hace tiempo. En estos primeros nueve meses de ejercicio fiscal ha abierto 230 tiendas en 48 mercados. La compañía ha cerrado el periodo con 6,913 establecimientos, 343 más que un año antes.

La compañía destacó la apertura de Zara en Broadway, la primera tienda en Hawai o la ?flagship de Pull & Bear en Madrid.

En concreto, el grupo ha abierto 109 establecimientos nuevos en Europa, 47 en América y 74 en Asia y el resto del mundo. Todos los formatos del gigante textil han crecido en superficie.