Procter & Gamble, el mayor fabricante mundial de artículos para el hogar, reportó el martes utilidades mejores a las previstas en el segundo trimestre, ayudado por recortes de costos; aunque advirtió que la fortaleza del dólar consumiría buena parte de sus ingresos de este año.

P&G Co ha estado vendiendo carteras, para enfocarse en sus marcas clave de alto crecimiento, como los productos Gillette, los pañales Pampers y el detergente Tide.

El costo de bienes comerciables cayó 11.5%, a 8,460 millones de dólares, mientras que los costos generales, administrativos y de ventas bajaron 14.1%, a 4,600 millones de dólares en el trimestre.

La compañía dijo que ahora espera que las fluctuaciones del tipo cambiario tengan un impacto negativo de 7 puntos porcentuales en sus ventas del 2016.

Previamente, había anticipado un efecto adverso de entre 5 y 6 puntos porcentuales.

Las ganancias netas atribuibles a P&G ascendieron a 3,210 millones de dólares, o 1.12 dólares por acción, en el segundo trimestre fiscal, finalizado el 31 de diciembre, y se comparan con una utilidad de 2,370 millones, o 82 centavos por título, reportadas en el mismo periodo del año anterior.

Excluyendo ítems, la empresa ganó 1.04 dólares por acción, superando las proyecciones promedio de analistas de beneficios, por 98 centavos de dólar por papel.

Los ingresos, en tanto, cayeron 8.5%, a 16,920 millones de dólares, desde 18,500 millones de dólares del periodo anterior. Las ventas orgánicas, que no consideran el impacto de fluctuaciones del tipo de cambio, desinversiones y adquisiciones, aumentaron 2% en el trimestre, ayudadas por precios más altos.

P&G anunció que destinará entre 15,000 y 16,000 millones de dólares al pago de dividendos, canjes de acciones y recompra de papeles durante el actual año fiscal.

Los desembolsos de dividendos ascenderán a más de 7,000 millones de dólares.