Fibra Uno, fideicomiso de inversión y bienes raíces dedicado al negocio del arrendamiento de centros comerciales, inmuebles para el sector industrial, oficinas, usos mixtos, hospitales y centros educativos, acaba de sumarse al negocio de bienes raíces de servicios funerarios.

Gonzalo Robina, director general adjunto de Funo, dijo que el fideicomiso adquirió un portafolio inmobiliario a Grupo Gayosso, bajó el esquema de sale and lease back (una operación de venta y arrendamiento).

La compra consistió en un portafolio de 18 propiedades en la Ciudad de México, por las que desembolsará 2,192 millones de pesos.

"Ya estamos en el segmento de hospitales, universidades, ahora funerarias y si consideramos que hay un sector que presente solidez financiera le vamos a entrar. No estamos buscando alguno en particular, pero estamos abiertos", aseguró directivo del fideicomiso inmobiliario.

Buenas perspectivas

El negocio de renta de oficina en México tiene perspectivas positivas y eventualmente comenzará a estabilizarse la ocupación, ante los retos y afectaciones que ha dejado la pandemia de Covid-19 y que llevó a algunas empresas a adaptar la modalidad de home office, opinó Gonzalo Robina.

“Somos positivos con respecto a las oficinas porque tenemos las mejores ubicaciones del mercado y nuestra política de mantener precios un poco por debajo del mercado van a permitir que las primeras en ocuparse durante este año sean las nuestras”, afirmó Robina en conferencia de prensa virtual.

En el evento hizo referencia a la postura de David Solomon, director ejecutivo de Goldman Sachs, quien opina que el home office es una “aberración” y “no es una nueva normalidad".

“Ha habido mucho ruido sobre el mercado de oficinas y no coincidió. El CEO de Goldman Sachs, uno de los bancos más grandes del mundo, dice que el trabajo en casa no es la nueva normalidad, no funciona y ellos van a regresar lo antes posible a las oficinas”, sostuvo Gonzalo Robina quien coincidió  con el punto de vista de David Solomon.

Por lo que se mostró optimista de que en el futuro el arrendamiento de oficinas se estabilizará, la gente volverá a las oficinas y a medida que la pandemia se ralentice se necesitará más espacios y no menos.

Resiliencia

En el reporte del cuarto trimestre del 2020, Fibra Uno aseguró que en el 2020 “no vieron señales de mayor estrés en el arrendamiento de oficinas”, más bien fue un segmento “resiliente”.

“Por supuesto que vamos a seguir en el sector, creemos en el sector y nos hemos ido adaptando a las nuevas necesidades y demandas de nuestros clientes. Si se presentan oportunidades las tomaremos”, recalcó.

Gonzalo Robina habló del desempeño de su portafolio de edificios de oficinas que suma 1.3 millones de metros cuadrados.

Dijo que representa aproximadamente el 18% del flujo del Fibra y que buscan llegar a un 20 por ciento.

La tasa de ocupación cerró en niveles de 78.6% en el cuarto trimestre del año pasado, 200 puntos base por debajo del trimestre previo.

Comparando el cuarto trimestre de 2020 con el mismo periodo del 2019, la ocupación sólo se redujo en 38,000 metros cuadrados de área bruta rentable, excluyendo los nuevos metros cuadrados que agregaron al portafolio de oficinas.

Mientras que el ingreso neto operativo “disminuyó 3.9%, por variaciones en el tipo de cambio, así como a la pérdida de ocupación y al soporte relacionado con Covid-19”.

Y en este segmento, Fibra Uno llegó a un acuerdo para vender un edificio de oficinas en 172.5 millones de pesos, de aproximadamente 5,000 metros cuadrados de área bruta rentable ubicado en el Estado de México.

Funerarias con sobredemanda en pandemia

Una de las cadenas funerarias más grandes de México, J. García López, registró en mayo del año pasado, en plena pandemia por el Covid-19, un aumento del 40% en los servicios funerarios en Ciudad de México en comparación con 2019 que estaba manejando un promedio de 50 muertes por día.

Grupo Gayosso, por su parte, tuvo un aumento del 70% en menos de dos meses.

Según datos de  J. García López, un aumento del 40% en las muertes equivaldría a un promedio de 273 personas fallecidas a diario en la capital, lo que equivale a 78 decesos adicionales por día por encima del promedio de 2016-2018.

De acuerdo al Inegi, los servicios funerarios de marzo a diciembre del 2020 promediaron un encarecimiento a tasa anual del 4.3% cuando la inflación general se ubicó en 3.4 por ciento.

A la fecha hay 185,257 defunciones confirmadas en México por Covid-19, la pandemia ha generado con ello una sobredemanda de servicios funerarios en todo el país, e incluso una sobrecarga de certificados de defunción.

En el caso de las funerarias del Estado de México, se denunció que desde enero pasado hay un retraso de hasta tres días para obtener el certificado de defunción, sobre todo para personas que fallecieron en sus casas, y sin él no pueden iniciar los servicios funerarios.

El Estado de México cerró 2020 con 154,000 certificados de defunción, 50% más de lo que usualmente recibe cada año, de acuerdo con información de la Secretaría de Salud de la entidad.

judith.santiago@eleconomista.mx