En México, falta conocimiento sobre los beneficios del financiamiento verde. Es necesario que emisores potenciales, banca de inversión e inversionistas conozcan más sobre estos instrumentos.

El Consejo Consultivo de Finanzas Verdes y la embajada británica destacaron, en un documento, que faltan señales de los reguladores sobre los beneficios del mercado de bonos verdes y sustentables.

Destacaron que faltan bonos “etiquetados”, a pesar de que los que se han colocado en el mercado mexicano han sido sobredemandados, en ocasiones hasta cinco veces a uno.

La directora de políticas de Cambio Climático, Energía y Ciudades en la Embajada británica, Gabriela Rodríguez-Herrera, destacó durante la presentación del estudio que si se les ofrece a los inversionistas directrices claras sobre lo que es y no sostenible tendrán más certidumbre y eso ayudará a crecer el mercado.

En México, la emisión de bonos verdes, sociales y sustentables superó los 50,500 millones de pesos de recaudación a agosto de este año, desde el 2016, tanto en el mercado público como en el privado.

De esta cantidad de recursos, desde hace tres años, se han recaudado 26,060 millones de pesos con bonos sustentables; 20,502 millones de pesos en los llamados verdes y apenas 4,000 millones bajo la etiqueta social.

Alba Aguilar, directora de nuevos mercados en SIF ICAP de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), aseguró que en México hay recursos para ser invertidos en proyectos ambientales y sociales, pero siguen faltando proyectos a escala.

Se desconocen beneficios

Se desconocen los beneficios del financiamiento verde, por lo que se convierte en una de las barreras críticas que enfrenta el mercado mexicano de bonos sostenibles.

En la publicación, liberada este lunes, se advierte que es necesario el involucramiento de las autoridades financieras como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que se generen los lineamientos e incentivos para fortalecer la infraestructura del mercado de financiamiento verde.

“Esta falta de comprensión hace que tanto emisores como banqueros no presten atención a la búsqueda de etiqueta, dejando de lado los beneficios como diversificar su base de inversionistas y demostrar su responsabilidad corporativa”, abunda el documento.

Van por ckds y fibras verdes

El consejo y la embajada británica concluyeron que existen diversos caminos para incrementar la participación en el sector verde.

Instrumentos financieros, como los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs), Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis) y fibras, son mecanismos híbridos que podrían ser usados para el crecimiento del sector.

Agregaron que existen oportunidades en el sector de energía, infraestructura y bienes raíces para expandir el mercado sostenible en el país.

De hecho, ya se trabaja para comenzar a florecer emisiones, incluso los instrumentos ya colocados en la BMV pueden convertirse en un etiquetado verde.

Sin embargo, el reto sigue siendo el mismo, es decir, falta de conocimiento dentro de las organizaciones para etiquetar a esta clase de vehículos financieros en verdes o sostenibles.

Por ejemplo, entre los CKDs, hay proyectos, como los de transporte, energía, bienes raíces, que pueden empaquetarse en este mercado, así como carteras de créditos o hipotecas.

Actualmente, hay 159 CKDs que han levantado del mercado 115,049 millones de pesos y todavía falta invertir otros 437,000 millones. De éstos, dos emisores, AINDA Energía & Infraestructura e Infraestructura México se han integrado a esta transición con la firma de los Principios de Inversión Responsable para dar prioridad a los temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) a sus inversiones.

valores@eleconomista.mx