El mercado castigó el precio de las acciones de las redes sociales, después de que suspendieron la cuenta del presidente de Estados Unidos.

Las redes sociales Twitter y Facebook perdieron en conjunto 33,186 millones de dólares en valor de mercado este lunes en Wall Street, después de que decidieron suspender permanentemente la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Al cierre del mercado, los títulos de Twitter cayeron 6.41%, a 48.18 dólares por unidad, lo que significó una pérdida de 2,624 millones de dólares en su market cap.

Mientras que los papeles de Facebook retrocedieron 4.01% en el NASDAQ, a 256.84 dólares, lo que le restó 30,562 millones de dólares en su capitalización bursátil.

La decisión de las redes sociales de prohibir a Trump el uso permanente de sus cuentas se produjo luego de que el mandatario estadounidense incitó a disturbios en el edificio del Capitolio el pasado miércoles, lo que llevó a que Twitter suspendiera la cuenta 24 horas después del incidente.

Twitter explicó en un blog que Donal Trump había seguido violando las reglas de la plataforma, incluida la incitación a la violencia, incluso después de la suspensión.

Según la agencia Reuters, la decisión de las firmas de cancelarle la cuenta a Trump afectó el sentimiento de los inversionistas ante la preocupación de que Twitter esté más expuesto a cualquier presión sobre la regulación que sus rivales Facebook o Google y el propietario de YouTube, Alphabet.

"Trump tiene un gran número de seguidores leales y muchos de esos ojos desaparecerán si se le restringe permanentemente la publicación", dijo Andrea Cicione, jefe de estrategia de la corredora TS Lombard.

El presidente Trump cuenta con 88 millones de seguidores en Twitter y 35 millones de suscriptores en Facebook.

Por su parte, el analista de Bank of America, Justin Post, opinó en una nota que Twitter enfrentó cierto "riesgo de compromiso" con Donald Trump fuera de la plataforma, ya que tenía 88 millones de seguidores, la sexta mayor cantidad de cualquier cuenta y el equivalente a casi la mitad de la base de usuarios activos diarios de Twitter.

Agregó que ante tal acción, la red social puede tener “cierta pérdida de seguidores conservadores”.

Sin embargo, para el analista en The Motley Fool, Jeremy Bowman, “es probable es que el mercado esté exagerando el impacto de la decisión de Twitter puesto que Donald Trump ya no será presidente el 20 de enero y, por lo tanto, su influencia y relevancia se verán muy disminuidas”.

Agregó que “la capacidad de Twitter para monetizar su base de usuarios es mucho más importante para sus perspectivas comerciales que si Trump está autorizado en la plataforma”.

Explicó que “en todo caso, el aún presidente estadounidense ha demostrado lo poderoso que es el medio, ya que esta red social ha sido durante mucho tiempo su megáfono favorito para difundir su mensaje y ese legado es una valiosa herramienta de mensajería política que no va a desaparecer”. (Con información de Reuters)

judith.santiago@eleconomista.mx