De continuar las severas restricciones de vuelos a causa del Covid-19 por tres meses (a partir de finales de febrero), la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estimó que se perderán cerca de 25 millones de empleos directos e indirectos, de los cuales 2.7 millones están relacionados a personal de las aerolíneas.

Y los daños serán mayores si se alarga la situación, por lo que se podría tener un mayor impacto en los 65.5 millones de empleos vinculados con los viajes y el turismo.

En su primera estimación, la IATA consideró que en la región Asia-Pacífico, se eliminarían 11.2 millones de fuentes de trabajo, en Europa 5.6 millones, en América Latina (donde está México) 2.9 millones, en América del Norte 2 millones, en África 2 millones y en el Medio Oriente 0.9 millones de empleos.

“Nunca antes cerramos la industria a la escala actual y no tenemos experiencia en ponerla en marcha. Será complicado y necesitaremos, entre otras cosas, contingencias para licencias y certificaciones del personal que hayan expirado, tendremos que adaptar operaciones y procesos para evitar reinfecciones, a través de casos importados y debemos encontrar un enfoque predecible y eficiente para gestionar las restricciones de viaje”, comentó el director ejecutivo del organismo, Alexandre de Juniac.

Las cifras de la IATA están en línea con las reportadas por el Consejo Mundial de Viajes Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), que señalan que como resultado a la crisis generada por el Covid-19 están en riesgo de perderse 75 millones de empleos.

En ambos casos, sus dirigentes han enfatizado la falta de pronta respuesta por parte de los gobiernos a las diferentes peticiones hechas en las últimas cuatro semanas, aunque se destacan las administraciones de algunos países que sí han actuado, sobre todo en Europa.

[email protected]