Al cierre del 2018, el sector afianzador aumentó 9.9% sobre primas emitidas, equivalente a 11,718 millones de pesos, según cifras preliminares de la Asociación Mexicana de Instituciones de Garantías (AMIG).

“Nuestro sector va de la mano con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y con ciertos indicadores de construcción. Hay momentos coyunturales, donde se requiere garantizar las obligaciones, principalmente con el tema de obra pública y de servicios.

“A veces, cuando concluye un sexenio se acelera el cierre de contrataciones o se ejerce el presupuesto o partes pendientes del presupuesto”, dijo Mario Carrillo, director general de la AMIG.

Consideró que la comparación del sector frente a otros no es muy grande en términos de primas emitidas. Sin embargo, la relevancia se atribuye a que vela el cumplimiento de las garantías de obligaciones, principalmente del gobierno (niveles federal, estatal y municipal). “En responsabilidades, en promedio estamos asumiendo 6.6% del PIB, que si se escala al monto de los contratos es un equivalente a 14% del total de la economía nacional”, agregó.

Expectativas en el 2019

Mario Carrillo mencionó que este año lo ven con optimismo debido a que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2019, la inversión física se incrementó 8.5% en comparación con el monto otorgado en el 2018: “Están los proyectos emblemáticos al menos en el papel: el Tren Turístico Maya, la conservación e infraestructura de caminos rurales y carreteras de Oaxaca y Veracruz, las termoeléctricas y el Programa Nacional de Reconstrucción, por lo que la expectativa del crecimiento del sector es similar al del 2018”.

El director general de AMIG expresó que hay proyectos que ya están avanzando, como es el caso de Reconstrucción CDMX, que se traduce en contratación de constructoras y proveedores.

“En el arranque de sexenio, nos ha pasado que es muy lento y se tarda el ejercicio del presupuesto, además de que hay muchos cambios en los directivos de las instituciones. Las afianzadoras deben presentar sus productos con los nuevos ejecutivos, explicar cómo funcionan y la importancia que tienen y eso que las fianzas llevan en el mercado 124 años”.

Mario Carrillo explicó que las instituciones de fianzas han acompañado a la Administración Pública por más de un siglo, como fiadoras de los proveedores y contratistas, “asumiendo responsabilidades bajo un estricto análisis de las capacidades técnicas, financieras, legales e incluso morales de aquéllos, con el propósito de dar certeza en el cumplimiento de sus obligaciones”.

Implementación de la tecnología

El directivo refirió que en el tema de implementación de tecnologías han ido avanzando. “Desde hace 7 años, fuimos pioneros en América Latina en cuanto a la implementación de la fianza electrónica, para erradicar a las fianzas apócrifas”.

Actualmente, todas las fianzas tienen una línea de validación y se puede verificar ingresando a la página web de la AMIG o en el portal de cada institución.

“Otro paso que dimos es estructurar la fianza a través de un XML, con todos los mecanismos de seguridad, que se le envía al beneficiario”.

Los grandes beneficiarios de la AMIG son: Petróleos Mexicanos (Pemex), la Tesorería de la Federación, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la Comisión Federal de Electricidad.

“Tenemos grandes oportunidades tecnológicas. Con Pemex desarrollamos un web service de información entre la institución y el beneficiario, para generar el envío y la recepción de fianzas, sin otra intervención”.

Dijo que con el SAT están cerrando un ciclo para que las fianzas que van a garantizar el tema de entrega de mercancías sensibles (que estará vigente a partir del 1 de marzo del 2019), donde el contribuyente podrá solicitar su garantía a las instituciones y las instituciones también vía web service al SAT en materia de comercio exterior, para estar garantizando el buen uso y sus obligaciones fiscales.

Cancelación del aeropuerto

Carrillo confirmó que sí había o hay contratos con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la México (NAIM) en materia de fianzas: “Todas las garantías por naturaleza son accesorias, es decir, siguen el principio de acceso que sigue la suerte de lo principal en los contratos.

“A veces, cuando hay procedimientos de recisión, hay un obligado, pero cuando no hay recisión y los contratos se terminan por causas diferentes no es responsabilidad o causa que intervenga tu voluntad, hay una excluyente de responsabilidad en el cumplimiento de tus obligaciones. Lo importante no es que se haya incurrido en un incumplimiento de obligaciones a cargo de los contratistas, sino que fue una circunstancia distinta que proviene del propio ejecutivo. Para eso falta tiempo”, concluyó.