El S&P Global Dividend Aristrocats, que mide el desempeño de las compañías con mayores rendimientos por dividendos a nivel global muestra una caída de 27.29% en lo que va del año, y es que ante la pandemia del Covid-19 las empresas han priorizado sus flujos de efectivo e incluso por regulación, por lo que se ha tenido que cancelar, recortar o posponer las distribuciones a los accionistas en todo el mundo.

“El cierre forzado de la economía global y el efecto secundario del impacto de los precios del petróleo llevaron a muchas empresas a nivel global a anunciar varios cambios a sus programas de dividendos a fin de conservar capital”, dijo Tianyin Cheng, directora senior de Índices de Estrategia y Volatilidad de S&P Dow Jones Índices.

El índice elaborado por S&P sigue a las compañías que han tenido una política de incremento de dividendos o de distribuciones estables durante al menos 10 años consecutivos.

El indicador está compuesto a su vez por 86 compañías del S&P Global Broad Market Index, que sirve como referencial del mercado accionario global.

Primer trimestre, con poca afectación

A nivel global, en 2019 se repartieron 1.425 billones de dólares en dividendos, en tanto que en el primer trimestre del 2020 el monto fue de 275.4 millones de dólares, 3.6% más que los 265.9 millones de dólares repartidos en los primeros tres meses del año previo, “casi sin reflejar un impacto por la pandemia”, señala el análisis Índice Global de Dividendos de la firma estadounidense de asesoría de inversiones Janus Henderson Investors.

Debido al deterioro económico por el brote vírico, el estudio de Janus Henderson prevé que los dividendos a nivel global puedan caer este año en un escenario optimista, 15% a 1.21 billones de dólares, una baja de 213,000 millones de dólares, y en el peor de los casos, hasta 35% a 933,000 millones de dólares.

Según su estudio, cerca de 60% de las compañías a nivel global que pagan dividendos están expuestas cíclicamente, y los pagos de retribuciones a sus accionistas estarán bajo presión este año, “sin embargo, es probable que cerca del 40% de las empresas en el mundo tengan una posición más defensiva y como resultado, sus dividendos deberían ser más resistentes a pesar del entorno desafiante”, indica el análisis.

En Estados Unidos se prevé un menor impacto en el pago de dividendos, pues el gobierno ha dado grandes estímulos, además que hay mayor diversificación en los sectores de las compañías, según los analistas.

En contraste, prevén una mayor afectación en Europa pues la cuarentena fue más severa y a los bancos se les pidió no realizar estas distribuciones a sus accionistas.

[email protected]