La petrolera estatal mexicana Pemex informó este viernes que obtuvo ganancias por 124,283 millones de pesos (unos 6,230 millones de dólares) en el cuarto trimestre del año pasado, favorecida por beneficios fiscales, menores importaciones y la apreciación del peso en el periodo.

Pemex estimó para su resultado neto una apreciación del peso del 11.2% en el cuarto trimestre frente al trimestre previo y no comparado con el último trimestre del 2019, de acuerdo a su reporte.

La petrolera, una de las más endeudadas del mundo, dijo que en el cuarto trimestre, los impuestos y derechos que pagó se redujeron un 20%, por menores precios del crudo y una baja en el Derecho de Utilidad Compartido (DUC), el gravamen más fuerte que paga la empresa, que pasó del 65% al 58% el año pasado.

Pemex ha recibido inyecciones de capital por parte del actual Gobierno, que tiene una clara política para favorecer a las empresas estatales de energía, así como reducciones en pagos de impuestos para ayudarle a sanear sus finanzas.

"Pemex sigue siendo el contribuyente número uno del país", aseguró el director de la empresa, Octavio Romero, en una conferencia telefónica con analistas. Este es el segundo trimestre consecutivo en el que la estatal reporta ganancias.

Los ingresos de Pemex bajaron 22% en el periodo, a 248,895 millones de pesos, principalmente por una reducción en ventas al interior del país, en medio de una menor actividad económica por la pandemia del coronavirus.

También se redujeron sus ingresos antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) en un 29% a 20,182 millones de pesos, sostuvo la empresa.

El bombeo de crudo se ubicó en 1,676 millones de barriles por día, sin incluir producción de socios, una baja del 1%, frente al mismo lapso de 2019, debido a la declinación de campos maduros y el cierre temporal de producción por mal clima a fines del año, precisó la firma en su reporte.

La producción de gas natural cayó un 3.5% en comparación con el mismo periodo de 2019, informó la empresa, pero no dio detalles de las razones de la declinación.

La petrolera apuntó que su deuda financiera se elevó un 14% frente al cierre de 2019 y cerró el año pasado en 113,200 millones de dólares debido a un incremento en la deuda de corto plazo, entre otros factores.