El cobre y la mayoría de los metales básicos bajaron el jueves por preocupaciones sobre la demanda de China, pero las pérdidas del aluminio se redujeron por expectativas de que la ofensiva de Beijing contra la contaminación reduzca los suministros.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) perdió 0.5% a 6,737 dólares. El miércoles, el contrato bajó a un mínimo de un mes de 6,713 dólares. El níquel fue el metal de peor desempeño de la LME y cayó a un mínimo de tres semanas. El metal cerró con caída de 2.7%, a 11,370 dólares la tonelada, su precio más bajo desde el 27 de octubre.

Los débiles datos económicos de China seguirán presionando a la baja a los metales, según Carsten Menke, analista de Julius Baer. “Todos estos sectores intensivos de metales (en China) como la construcción, infraestructuras y propiedad parecen estar en una desaceleración (...)”.

Los inventarios de cobre en almacenes registrados en la LME descendieron en 3,900 toneladas, a 251,550 toneladas, siguiendo un declive continuo hasta su nivel más bajo desde mediados de septiembre y respaldando los precios.

La producción de zinc y cobre en octubre en China se elevó a su nivel más alto en casi tres años. En el primer caso, subió 3.8% interanual, hasta 577,000 toneladas, mientras que en lo referente al metal rojo avanzó 6.3% a 781,000 toneladas.

La economía china siguió enfriándose el mes pasado, cuando la producción industrial, la inversión en activos fijos y las ventas minoristas estuvieron por debajo de las expectativas.