En cuestión de 48 horas, Codere ha entrado en crisis en la Bolsa de Madrid.

La acción del grupo de juego cayó 22.8%, en las dos últimas sesiones, hasta los niveles más bajos del 2016.

En dos días, un valor que transitaba con tranquilidad en Bolsa y que había subido con fuerza, el viernes pasado y en las dos primeras sesiones de esta semana, ha caído a plomo desde los 0.70 hasta los 0.54 euros por acción, tras descender 12.9%, en la Bolsa de Madrid.

Al igual que el tamaño de la corrección, destaca el fuerte volumen de negocio que la acompaña.

En las tres últimas sesiones, han cambiado de manos cerca de 20 millones de acciones, muy por encima del millón de títulos que, de media, está contratando en lo que va del año.

Fuentes bursátiles aseguran que no hay noticias que justifiquen ni el castigo en Bolsa ni la fuerte actividad que lo acompaña.

La única explicación aseguran analistas es que algún accionista significativo esté vendiendo un paquete en el mercado de una empresa que acaba de completar una gran reestructuración societaria, que ha durado tres años.

El proceso ha dado entrada en el capital a los acreedores del grupo, mientras que los viejos accionistas la familia Martínez Sampedro- han visto reducida su participación a poco más de 2 por ciento.

Ahora, los fondos oportunistas controlan la compañía tras la ampliación de capital de 495 millones de euros, que se cerró en abril y que el mercado recogió con fuertes alzas.

Desde que entraron en el capital en abril, no se han producido movimientos significativos en Codere, que se ha incorporado al Ibex Medium Cap.

A principios de abril de este año, el valor se disparó 21% hasta los niveles más altos del año (en los 0.92 euros), pero desde entonces la cotización ha corregido con fuerza, aunque nunca con la violencia de las dos últimas sesiones.

En lo que va del año, Codere acumula una caída superior a 33%, que ha reducido su valor en Bolsa por debajo de los 1,400 millones de euros.