?Las acciones de la empresa japonesa Nintendo, cerraron ayer con una ganancia de 10.76% en la Bolsa de Valores de Tokio, para llegar a 15,850 yenes (151.29 dólares), tras el anuncio de que el gobierno chino suspendió temporalmente una prohibición de 14 años sobre la venta de consolas de videojuegos, abriendo el camino para que empresas como Sony, Microsoft y Nintendo se sumen al tercer mercado mundial de videojuegos por ingresos.

También las acciones de Sony cerraron con un alza de 1.39%, llegando a 1,825 yenes (17.42 dólares).

Los ingresos por videojuegos en China crecieron en más de un tercio en el 2012 a casi 14,000 millones de dólares el año pasado, pero los fabricantes de consolas podrían enfrentar una ardua batalla por participación en el mercado en un país donde toda una generación creció sin PlayStation, Xbox o Wii y los juegos gratis para computadoras y móviles dominan.

China prohibió las consolas para juegos en el 2000, argumentando efectos adversos en la salud mental de sus jóvenes.

La suspensión de la prohibición permite a empresas de inversión extranjera fabricar consolas dentro de la zona de libre comercio de Shanghai y venderlas en China después de la inspección de los departamentos culturales, refirió el gobierno en un comunicado.

El sector de videojuegos se ha visto afectado globalmente por la proliferación de juegos gratis en celulares y computadoras, así como en redes sociales. En China, los videojuegos más populares son con frecuencia gratis, y los jugadores sólo pagan cuando quieren adquirir armas o vidas extra.

Para los fabricantes de consolas que buscan expandirse en China, los precios podrían ser un problema. Más de 70% de los jugadores chinos gana menos de 4,000 yuanes (634 dólares) por mes, según la agencia de corretaje CLSA, basada en Hong Kong. El nuevo Xbox One se vende a 500 dólares en Estados Unidos, mientras que el PlayStation 4 de Sony cuesta 400 dólares. Los juegos nuevos para cada consola tienen un precio de 60 dólares.