La Comisión Federal de Electricidad (CFE) regresó al mercado de deuda local y colocó 10,000 millones de pesos, alcanzado así su objetivo de recaudación.

Por los bonos con plazo a seis años pagará un interés de 2.95 puntos porcentuales por arriba de la deuda del Gobierno mexicano.

La empresa eléctrica del Estado informó, en una presentación a inversionistas, que usará los recursos de esta venta de certificados bursátiles para pagar parte de sus pasivos.

Fue el pasado 20 de octubre cuando la emisora realizó la oferta, cuyo registro será este viernes 23 de octubre en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La colocación se dividió en tres partes. Una fue por 3,000 millones de pesos con vencimiento al 23 de octubre del 2022, con un interés bruto anual de TIIE+0.80 puntos base.

Un segundo tramo fue colocado por 3,275 millones de pesos, a un plazo de seis años.

La tercera emisión estuvo denominada en 568.3 Unidades de Inversión (UDIS), equivalente a 3,725 millones de pesos, la cual se emitió con un vencimiento a ocho años.

La CFE pagará una tasa de interés por los bonos a seis años de 8.18% bruto anual, la cual se mantendrá fija durante la vigencia de la emisión y estuvo 2.95 puntos porcentuales por arriba de la tasa de referencia para esta colocación, el M Bono 26, que se ubicó en 5.23%. al cierre de libro.

Para los bonos con un plazo de ocho años ofreció un rédito anual del 4.86%, resultando en un pago de intereses mayor en 2.82 puntos porcentuales respecto a la tasa de referencia del Udibono 28, de 2.04 por ciento.

“Los recursos netos de la quinta emisión de certificados bursátiles, en conjunto con la sexta y la séptima, serán destinadas para la amortización de los certificados bursátiles emitidos el 3 de diciembre de 2010 (CFE 10-2), por un monto total de 16,500 millones de pesos y a una tasa de interés bruto anual de 7.96 por ciento”, se lee en el documento informativo de la emisión, enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Esta deuda tiene como fecha de vencimiento el próximo 20 de noviembre.

La deuda total de la empresa del Estado, en el mercado bursátil,  fue de 406,913 millones de pesos hasta el 30 de junio pasado y sus vencimientos para este 2020 ascienden a 34,629 millones de pesos.

Mientras que para el 2021 deberá liquidar 42,689 millones de pesos.

La segunda más endeudada

La Comisión Federal de Electricidad es la segunda empresa con mayor deuda emitida en el mercado local corporativo, con un monto en circulación de 95,218 millones de pesos, solo por debajo de Petróleos Mexicanos (Pemex), ambas firmas detentan el 22% del monto total en circulación de certificados bursátiles en el mercado mexicano, de acuerdo con un reporte de Banorte.

S&P Global Ratings asignó la calificación de “mxAAA” a la emisión de CFE, todavía con grado de inversión.

Por su parte, Fitch México también la calificó con “AAA”, que es la máxima nota a escala nacional. El nivel indica que la compañía tiene la capacidad de pago para cumplir con sus compromisos financieros.

Fitch dice que la calificación de la CFE está apalancada por ser una empresa controlada por el gobierno mexicano, esto es, tiene un respaldo implícito de la actual administración.

También reflejan su posición “como la empresa eléctrica integrada verticalmente más grande de México y Latinoamérica, la única comercializadora de electricidad para usuarios no calificados y su monopolio en las actividades de transmisión y distribución, que la hacen estratégicamente importante para el país”.

La calificadora agrega que la CFE tiene una exposición baja a la pandemia del coronavirus, por lo que anticipa una reducción en los ingresos, sin especificar por cuánto, dadas las restricciones en la actividad que han conducido a una demanda menor de electricidad.

Sin embargo no vislumbra ningún problema operativo importante o de suministro en la cadena productiva, ello aunque la demanda de electricidad en México a junio de 2020 cayó 4.9% respecto al mismo periodo de 2019.

Los colocadores líderes de la oferta fueron las Casas de Bolsa de BBVA y Scotiabank Inverlat.

Emisor recurrente

En junio del 2018 la compañía realizó la venta de certificados bursátiles, en dos tramos, con los que levantó 4,687.3 millones de pesos, a TIIE+0.30% y vencimiento en junio de 2021. Otra por 2,550 millones de pesos e intereses fijos de 8.18%, con vigencia en diciembre del 2027.

Desde el 2011 a la fecha, con excepción del 2014, la CFE ha sido un emisor recurrente de deuda en el extranjero, registrado al menos una emisión anual, entre inversionistas institucionales.

Apenas en marzo pasado hizo una colocación en el extranjero por 900 millones de dólares, con vencimiento hasta el 2050, a una tasa de interés pactada de 4.05% anual y en el 2019 colocó en el mercado de Tapei y Luxemburgo el primer bono dual listed para un corporativo de América Latina, con el que captó 615 millones de dólares y a un cupón de 5 por ciento.

La CFE es responsable de proporcionar, de forma exclusiva, el servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica en el país, teniendo un 54% de participación en la generación de energía eléctrica y es el único participante en la comercialización a usuarios de servicio básico.

Cuenta con 196 centrales de generación de electricidad, una red de transmisión de más de 110,000 kilómetros y una red de distribución de más de 850,000 kilómetros. Con su infraestructura atiende a más de 45 millones de clientes, lo que la coloca como una de las empresas de electricidad y energía más grande en Latinoamérica.

judith.santiago@eleconomista.mx