El principal indicador bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el S&P/BMV IPC, terminó operaciones el miércoles con una caída de 1.66%, a 42,222.9 puntos, su menor nivel desde el 3 de septiembre cuando se ubicó en 41,826.55 enteros.

Dicha caída estuvo influenciada por el temor a una desaceleración de la economía en el mundo y el Brexit.

“Se extendió el nerviosismo relacionado con la desaceleración que se observa en algunas de las principales economías, el martes se publicaron los PMI manufactureros de Europa y el ISM de Estados Unidos, bastante negativos, en este último el nivel no se veía desde el 2009, todo esto genera la expectativa de que se pueda entrar en un periodo recesivo pronto, tal vez en un año”, explicó Luis Alvarado, analista de Capitales de Banco Base.

A esto se sumó que a media semana Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, presentó su propuesta para los límites de Irlanda respecto al Brexit, que implica tácitamente la creación de dos fronteras, y que fue tajantemente rechazada por el gobierno irlandés, movimiento que hundió a las bolsas europeas.

“Johnson amenaza a que si no se aceptan sus términos puede haber un hard Brexit, y se publicó un índice de construcción débil, esa incertidumbre y señales fuertes de una desaceleración impactaron”, puntualizó Alvarado.

La Bolsa mexicana se movió el miércoles también en línea con los mercados estadounidenses, que finalizaron la sesión bursátil en rojo. El S&P 500 terminó con una caída de 1.79%, en 2,887.61 puntos; el NASDAQ cayó 1.56%, a 7,785.25 enteros, y el Dow Jones se contrajo 1.86% a 26,078.62 unidades.

A nivel local, las emisoras del sector industrial, en especial el de minería, lideraron las pérdidas al cierre de la jornada, Minera Frisco se hundió 7.53%, Grupo México retrocedió 6% y Peñoles cayó 5.31 por ciento.

Bolsa con descuento.

Aunque en los siguientes días se pueden esperar más episodios de alta volatilidad, con salidas de flujos de los mercados emergentes, la BMV podría no ser tan afectada por un menor apetito por riesgo ante la escalada en las tensiones económicas y geopolíticas, pues ya cotiza a niveles bajos.

“Con un IPC en 42,200 puntos ya está bastante descontado, a diferencia de la Bolsa brasileña, que la vemos en máximos; en general cuando hay menor apetito por riesgo las bolsas emergentes son las primeras en sentirlo, pero la Bolsa mexicana por el hecho de que ya esté bastante descontada en el año, por Pemex, la incertidumbre, desaceleración en México, no vemos un efecto tan fuerte”, señaló el estratega de Banco Base.

En lo que va del año, el IPC muestra un magro avance de 1.40% respecto a los 41,640.27 puntos en que finalizó el año pasado; no obstante, dadas las condiciones del mercado, Alvarado no descarta que sufra un ajuste por debajo de este nivel.

El siguiente obstáculo a superar para la BMV ws la temporada de reportes trimestrales, donde si las emisoras muestran resultados inferiores a lo esperado, se podría ver una fuerte impacto en el mercado accionario local, advirtió Alvarado.

[email protected]