Bank of America Corp (BofA) reportó el lunes una caída de 19% en sus ganancias del segundo trimestre y estableció un nuevo objetivo de gastos, debido a que la expansión en sus negocios no logró contrarrestar el impacto de las bajas tasas de interés.

Al igual que otros grandes bancos, BofA se vio presionado durante años por las bajas tasas de interés, aunque analistas refieren que la entidad es sensible al tema.

Algunas particularidades en contabilidad ligadas a las tasas de interés también afectaron las ganancias en el trimestre del segundo banco más grande de Estados Unidos por activos.

En conferencia telefónica tras los resultados, ejecutivos dijeron que el banco está haciendo lo posible por contrarrestar el impacto de las bajas tasas de interés, incluyendo mantener un control en los costos.

El presidente ejecutivo Brian Moynihan anunció un nuevo objetivo de gastos de 53,000 millones de dólares para el 2018, 3,300 millones menos que el gasto total del banco en los últimos cuatro trimestres.

La pregunta es ¿podemos elevar las ganancias sin una mejora en las tasas de interés? , dijo Moynihan. Creemos que sin duda podemos , respondió.

Las acciones del banco subieron 23.29%, a 14.11 dólares, tras la publicación de los resultados.

BofA no está sólo en su lucha por elevar sus ganancias sin el impulso de tasas de interés elevadas. El declive en sus ganancias, pese al incremento de los créditos, es similar al de sus rivales que han reportado resultados recientemente, incluyendo JPMorgan Chase & Co, Wells Fargo & Co y Citigroup Inc.

BofA reportó un declive de 12% en su ganancia neta por intereses.

La ganancia neta atribuible a accionistas comunes de BofA cayó a 3,870 millones de dólares, en el segundo trimestre al 30 de junio, desde 4,800 millones, un año antes. El banco generó utilidades de 37 centavos por acción, con lo que superó las estimaciones promedio de analistas de 33 centavos.

Sus ingresos ajustados de 20,800 millones de dólares superaron las estimaciones de 20,400 millones.