Sin duda, la empresa que mejor capitalizó la crisis económica y sanitaria fue Grupo Bimbo, logrando resultados extraordinarios al generar un nivel récord en ventas, particularmente por el sobresaliente crecimiento en volúmenes en Norteamérica y al beneficio del tipo de cambio, además del crecimiento en más del doble en su utilidad neta, sin duda, el ser una empresa global y diversificada, fue fundamental.

En Grupo Televisa, aunque las ventas disminuyeron 7.8% interanual en el segundo trimestre del 2020, por la baja en las ventas de publicidad, la utilidad neta aumentó 89.3%, apoyada básicamente por la reducción de costos financieros.

Grupo México, que opera varios negocios como el minero, transportes e infraestructura, si bien no tuvo un gran reporte, pero el aumento en la producción de cobre, logró compensar la caída en el precio y nivelar la posición de la empresa.

En América Móvil todas las operaciones estuvieron bajo medidas de confinamiento para controlar la propagación del Covid-19, interrumpió las actividades comerciales con el cierre de tiendas y centros de atención al cliente y de las restricciones impuestas a la movilidad de los usuarios.

Sin embargo, el aumento en la utilidad de operación ayudó a generar un aumento de 40% en la utilidad neta.

Otra empresa con buenas cifras en lo referente a sus utilidades, fue Kimberly Clark de México, que tuvo en este rubro un aumento de 22.4% llegando a 1,599 millones de pesos.

Gruma aparece otra vez en la lista de las mejores empresas del segundo trimestre en el rubro de mayores utilidades. La  cifra llegó a 1,751 millones de pesos, esto es un aumento de 38% en comparación con el periodo de abril a junio del año pasado.

También José Cuervo repite, al obtener una utilidad neta al segundo trimestre del año de 1,460 millones de pesos, es decir, un importante aumento frente al mismo periodo del año pasado, de 71.3 por ciento.

La empresa señaló que durante el trimestre enfrentó desafíos en todas las regiones debido a la pandemia de Covid-19, incluido el cierre de los centros de consumo (on-premise), las prohibiciones y restricciones de venta de licores, aunque salió adelante.

jose.caballero@eleconomista.mx