Banco Santander ampliará capital en 7,500 millones de euros, equivalentes a 9.9% del capital, con la emisión de hasta 1,258.4 millones de acciones nuevas.

Según la documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el precio mínimo por título será de 5.96 euros, 13% por debajo de los 6.85 euros a los que la entidad fue suspendida de negociación el jueves.

El director general José Antonio Álvarez explicó que el descuento se situaría cerca del porcentaje de la ampliación, de 9.9 por ciento.

Con esta ampliación, superior a la de 7,200 millones de euros que ejecutó a finales del 2008, la entidad alcanzará este año una ratio de capital fully loaded bajo Basilea III -como si todas las obligaciones fueran ya de aplicación- de alrededor de 10 por ciento. Este nivel situaría a la entidad entre los bancos con mayor fortaleza de capital a nivel internacional, teniendo en cuenta que Santander posee una diversificación geográfica y un modelo de negocio minorista que le permite una baja volatilidad en sus resultados, tal como ha quedado confirmado en los recientes ejercicios del BCE , añadió Santander en un comunicado.

Política de dividendos

El banco también prevé cambiar de forma significativa su política de dividendos, y abonar cinco céntimos por acción en cada uno de los cuatro pagos realizados a cuenta del 2015; es decir, 0.2 euros por acción en el conjunto del año. En los dividendos cargados contra las utilidades del 2014 el banco abonó 0.15 euros: 0.6 euros por acción. Es decir, la rebaja teórica ronda 66 por ciento.

Santander abandonará parcialmente el abono de dividendo en acciones: de los cuatro dividendos a cuenta del 2015 abonará tres en efectivo y uno con la fórmula script dividend. El primer dividendo afectado por la rebaja será el primero, que se abona a finales de julio. El año pasado se pagaron 0.152 euros a través de un script dividend.

Teniendo en cuenta estas cifras, y que el banco tendrá 13,700 millones de acciones tras la colocación, el ahorro teórico que puede obtener por esta vía es de 5,500 millones de euros (1,370 millones en cada uno de los cuatro pagos a cuenta del 2015). La rebaja del dividendo será en realidad menor, dado que muchos inversionistas optan por recibir acciones en vez de efectivo.

La operación, liderada por UBS, Goldman Sachs, que además son aseguradores, y el propio Santander, se cerrará en un plazo máximo de 24 horas y la entidad que preside Ana Botín se compromete a no emitir ni vender acciones en un plazo de 90 días desde que empiecen a cotizar las nuevas acciones.

Las acciones de Santander volverán a cotizar este viernes, según ha comunicado la CNMV.