ArcelorMittal gana atractivo para las casas de análisis. A falta de dos días para que la empresa presente sus cuentas del 2016, Citi elevó la recomendación de la compañía desde Vender, hasta Neutral, ya que considera que la acerera puede dar buenas noticias el próximo viernes.

El banco estadounidense espera que la compañía no sólo haya dejado atrás las pérdidas registradas en años anteriores, sino que supere las previsiones.

Estima que habrá registrado un flujo operativo (EBITDA) de 6.21 millones de dólares, 18% más que lo obtenido en el mismo periodo del año anterior.

Citi destaca que la posición de liderazgo a nivel global de la empresa, la mejora de su balance y el contexto favorable para las materias primas podrán impulsar la cotización de Arcelor a medio plazo.

El banco no es el único que elevó la recomendación de la compañía en los últimos días.

La semana pasada, otra gran entidad estadounidense, Goldman Sachs, incluyó al valor en su lista de opciones favoritas de Europa para invertir en el 2017.

Cree que la compañía podría escalar hasta los 9.30 euros, 25% superior a los niveles actuales de cotización.

Goldman prevé que Arcelor confirme la buena evolución de sus ventas, gracias a la fortaleza de la demanda y al repunte de los precios. Sería su primer repunte en ingresos desde el tercer trimestre del 2014.

Reducción de la deuda

Para Renta 4, otro aspecto importante que dará visibilidad a la compañía es la mejora de su posición financiera.

El banco de inversión español espera que la deuda se reduzca en 1,340 millones de dólares en el 2016, hasta los 10,850 millones de dólares, su nivel más bajo desde la fusión de las dos compañías en el 2006.

Lo logrará gracias al mejor entorno operativo, la recuperación del circulante y la inversión en bienes de capital que crean beneficios , explica Iván San Félix, de la entidad.

Con ello, la ratio deuda neta/EBITDA se situaría en torno a las dos veces, en línea con la media del sector.

El experto no descarta además que la empresa haga algún anuncio en cuanto a la vuelta al dividendo, con la fuerte reducción de la deuda, lo que daría alas a su cotización.

La empresa canceló la retribución a sus accionistas en el 2015 por las pérdidas registradas ante el deterioro de su negocio.