Apple está sufriendo especialmente la debilidad de China, y sus acciones se están situando en varios momentos de la sesión bursátil por debajo de los 100 dólares, en niveles similares a los de octubre de 2014 y lejos del máximo de 133 dólares registrado en febrero del año pasado.

El mercado chino es el más importante para el fabricante de Apple después de Estados Unidos y muchos analistas consideran que se convertirá el primero a medio plazo. Las ventas en el gigante asiático se duplicaron en el cuarto trimestre, hasta 12.518 millones de dólares, y aportaron el 24% del negocio de Apple.

El fabricante del iPhone no se sumó el año pasado al impulso de otros gigantes tecnológicos, como Google y Amazon, y sus acciones acumulan una caída de más del 10% desde enero de 2015. Desde el lunes, se ha dejado casi un 8% Bolsa.

La compañía vale algo más de 550,000 millones de dólares, muy lejos del billón de dólares al que aspira alcanzar algún día. De esta forma, la brecha con Google, cuya capitalización supera los 500,000 millones, sigue acortándose.

[email protected]