Alamo, Texas. En su primer evento público, después del asedio al Capitolio en Washington por sus partidarios, el presidente Donald Trump celebró desde Texas la construcción del muro fronterizo con México y pregonó su campaña contra la inmigración ilegal en un intento de pulir su legado a pocos días de culminar su mandato.

"Cumplí mis promesas", reiteró, en cuanto a la construcción de la barrera de 725 kilómetros erigida en la frontera común de 3,200 km.

Sin embargo, el "gran, magnífico" muro prometido por Trump desde su campaña electoral en el 2016 no se completó. Del total finalizado, solo unos 20 km han sido construidos en zonas en las que antes no existía ninguna barrera física. El resto corresponde a mejoras o refuerzos de barreras existentes.

Asimismo, el presidente estadounidense aprovechó para elogiar a su homólogo de México, el "gran caballero" Andrés Manuel López Obrador.

"Quiero agradecerle por su amistad y su relación profesional de trabajo", dijo Trump al destacar su apoyo en el control de la frontera común.

Trump asegura que no será destituido

Asimismo, el presidente Trump, aseguró el día de ayer que no será destituido y pidió calma tras los disturbios de la toma del Capitolio, que dejó cinco muertos y conmocionó al país.

"La 25ª Enmienda es de cero riesgo para mí", aseguró, en alusión a la presión de los demócratas sobre el vicepresidente Mike Pence para que, con apoyo del gabinete, Trump sea apartado del poder por considerarlo no apto para ejercer el cargo.

En efecto, por la tarde, el vicepresidente Pence echó abajo la posibilidad: "No creo que ese curso de acción sea en el mejor interés de nuestra nación o sea consistente con nuestra Constitución", dijo en una carta a la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi,

La Cámara de Representantes considerará el día de hoy la acusación de "incitación a la violencia contra el gobierno", cuya votación se espera durante el mismo día.

La número tres de los republicanos en la Cámara de Representantes, Liz Cheney, anunció ayer que votará para iniciar un juicio político a Trump. "Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de Estados Unidos a su cargo y su juramento a la Constitución", dijo Cheney en un comunicado.

El pronunciamiento de Cheney se produjo después de que su colega John Katko, congresista de Nueva York, se convirtiera en el primer republicano en la Cámara Baja en comprometerse a votar el "impeachment". Adam Kinzinger, un republicano de Illinois y abierto crítico de Trump, lo siguió poco después.

The New York Times, citando una fuente anónima cercana al líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que el líder saliente de la mayoría del Senado estaba complacido de que los demócratas impulsaran un juicio político.

Trump dedicó dulces palabras a AMLO.