Un fuerte sismo sacudió este domingo la popular isla turística de Lombok en Indonesia, dejando al menos 82 personas muertas y remeciendo a la isla vecina de Bali, una semana después de que otro temblor en la misma zona causó la muerte de más de una decena de personas.

El sismo más reciente, que desató de forma breve una alerta de tsunami, dañó edificios hasta la lejana Denpasar en Bali, incluida una tienda departamental y la terminal de aeropuerto, en donde páneles del techo se aflojaron y cayeron, dijeron las autoridades.

En un video, se observa a personas corriendo en pánico de casas en un barrio de Bali y a vehículos balanceándose. En Lombok, soldados y otros rescatistas llevaron en camillas y tapetes a personas lesionadas a un centro de desalojo.

El temblor, con una magnitud de 7.0 según el Servicio Geológico de Estados Unidos, fue la tarde de este domingo a una profundidad de 10.5 kilómetros y fue seguido de varias réplicas.

Se canceló la alerta de tsunami cuando olas de 15 centímetros de altura fueron registradas en tres aldeas, dijo el director de la Agencia Indonesia de Meteorología, Climatología y Geofísica, Dwikorita Karnawati.

Sutopo Purwo Nugroho, vocero de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, explicó que el temblor se sintió fuerte en Lombok y Bali y había casas dañadas en ambas islas.

El pasado 29 de julio, 16 personas fallecieron y 355 resultaron heridas por un terremoto de magnitud 6.4 y sus posteriores réplicas en Lombok, lo que además causó daños a cerca de 1,500 edificios.

Al igual que Bali, Lombok es conocida por sus playas y montañas prístinas. Los hoteles y otros edificios en ambos lugares no pueden exceder la altura de los cocoteros.

Indonesia es propensa a los terremotos debido a su ubicación en el Anillo de Fuego del Pacífico, un arco de volcanes y fallas en la cuenca del Pacífico. En diciembre del 2004, un terremoto de magnitud 9.1 en Sumatra desencadenó un tsunami que mató a 230,000 personas en una decena de países.