Walmart, la matriz de los supermercados líder en Chile, acusada de abuso de posición dominante por la Asociación Gremial de Industria Proveedores (AGIP), dijo que el hecho de que hayan existido conversaciones entre las partes no puede, bajo ninguna circunstancia, ser interpretado como una suerte de renuncia –jurídica o moral– al derecho a defensa.

Esto fue en respuesta a un escrito que presentó el gremio al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, donde se lleva la causa. Ahí la AGIP dijo: “Walmart no se ha conducido de buena fe en la presente causa. En efecto, manifestando una supuesta voluntad de negociar con esta parte, y solicitando no en una, sino que en dos oportunidades la ampliación del plazo al efecto, lo que en realidad dicha parte estaba haciendo era ganar tiempo para preparar su defensa”.

Simplemente queremos destacar que esta parte tiene la plena convicción de haber obrado de buena fe en todo momento, conforme con los más altos estándares éticos, y con estricto apego a la ley”, señaló Walmart en un escrito al TDLC.

Hace unos días la cadena Walmart, matriz de los supermercados Líder, rechazó las acusaciones de posición dominante denunciadas por la AGIP. Más aún, exigió saber qué socios del gremio visaron demandarla ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC). En los últimos días, Walmart llevó al tribunal una serie de informes para sustentar su tesis de que la AGIP no está habilitada para demandar.

Desde 2019 la gigante estadounidense fue acusada por el gremio de los proveedores, el cual pide una multa de poco más de $9,000 millones (12 millones de dólares) y que se le imponga a la empresa, a su costo, un cuerpo arbitral externo.