En algún momento de la vida de tu hijo, lo más probable es que va a ser intimidado o sea un bully. Posiblemente ambos. Es importante que los niños sepan qué hacer si están siendo intimidados, y que los padres sepan qué hacer si su hijo está en cualquiera de los extremos.

Ya sea que tu hijo sea víctima o perpetrador, Kyle D. Pruett, profesor de psiquiatría infantil en la Escuela de Medicina de Yale, tiene un consejo sobre cómo manejar la situación.

NOTICIA: Acceso a Internet motiva el crecimiento del ciberacoso

Para empezar, hay algunos pasos que los padres pueden tomar para ayudar a sus hijos en caso de ser objeto de abusos:

  • La intimidación no debe ser un asunto incalificable. La mayoría de los niños la experimentan en algún momento. Hazles saber que está bien hablar de ello.
  • • Asegúrate de que la escuela de tu hijo tiene políticas claras sobre el acoso. que son útiles para las víctimas y los perpetradores. Ten en cuenta que estos roles pueden cambiar rápidamente.
  • • Los niños pueden sentir vergüenza si están en ambos lados de la intimidación. Ésta es una emoción difícil de manejar para los niños, por lo que necesitan de tu ayuda para trabajar a través de sus sentimientos.
  • Aquí hay algunos pasos prácticos que un niño puede tomar si está siendo intimidado:
  • • Decirle al maestro. Tu hijo debe saber que los maestros están ahí para ayudar. De esa manera, cuando el niño ve a otro niño siendo intimidado o siente que está siendo intimidado él mismo, irá con la maestra.
  • • Evitar a los niños acosadores en la clase hasta que el profesor pueda ayudar a solucionar la situación. La mejor manera de mantenerse fuera del camino de un bully es permanecer con su grupo de amigos.
  • • Si se produce el acoso, instruye a tu hijo a ponerse en frente del niño que lo intimida, mirarlo a los ojos y decirle: Deja de hacer eso, estás hiriendo mis sentimientos. Eso no es agradable . Practica con tu hijo en casa hasta que se sienta confiado.
  • • Alejarse. Si el acoso continúa después de que tu hijo le pide al agresor que se detenga, tu hijo debe alejarse. Esto puede poner fin al juego provocativo que alimenta la intimidación. Tu hijo debe elegir el número de pasos que dar lejos del agresor y contarlos al salir, para ayudarlo a controlar sus sentimientos y ponerlo a cargo.

NOTICIA: Violencia escolar física, relacionada con tasa de homicidios

Si tu hijo es el acosador:

  • Si tu hijo resulta ser un bully, debes hacer tu mejor esfuerzo para obtener los dos lados de la historia, y entonces rastrear la raíz del problema. Por lo general es algo que irrita o humilla a tu hijo lo que comenzó el problema.
    • Habla sobre las circunstancias, con calma y sin culparlo.
    • Haz un plan de restitución que (tú o el maestro de tu hijo) puedan supervisar, basado en la empatía y la compasión por el niño acosado. Esto podría implicar pedir disculpas a la víctima frente al maestro. La participación de la escuela es fundamental para el éxito.
    • Haz un inventario de tu propio comportamiento. ¿Estás con frecuencia menospreciando a las personas que te enfrentan o te han defraudado? ¿Son el sarcasmo y los ojos en blanco parte del discurso habitual en el hogar?
    • Si es así, trata de eliminar este comportamiento, al menos delante de tus hijos, si no del todo.
    • Como padre, hay algunas cosas que he encontrado que ayudan a mis hijos:

    • Tener un muñeco especial o un objeto que utilicen para sentirse cómodos.
    • Leer libros para niños sobre las personas que son diferentes a ellos y alentarlos a adoptar sus propias diferencias. Existen muchos títulos que hablan de niños con características físicas distintas.
    • Habla con los niños acerca de cómo pueden ser amables con los demás en todo tipo de situaciones. También hay una gran variedad de libros que hablan sobre este tema.

    NOTICIA: Hasta 35,000 mensajes de odio en redes sociales

    Jamie Davis Smith es madre de cuatro hijos y vive en Washington, DC.