El gobierno de Pakistán busca frenar la escalada de violencia en la frontera con la India, en el valle de Cachemira pues es urgente encontrar una solución pacífica a la disputa de este territorio desde hace 70 años, expresó el Embajador de Pakistán en México, Tasawar Khan.

En conferencia de prensa comentó: “En la denominada línea de control (frontera común) tenemos conocimiento de que se encuentran  750 mil elementos de las fuerzas militares de la India en las regiones de Jammu y Cachemira quienes cometen continuas violaciones a los derechos humanos”.

El diplomático se refirió que sin ninguna investigación y evidencia real, el gobierno de la India acusó a Pakistán del ataque del 14 de febrero cuando un coche con 44 elementos de Fuerza Central de Policía de Reserva de la India murieron debido a que un atacante suicida embistió con un vehículo cargado de explosivos al convoy policial.

Tasawar Khan puntualizó que a solicitud de su gobierno pidió a la India el expediente del caso que fue recibido el 28 de febrero, un día después de la segunda violación a su espacio aéreo; “por ello se respondió con seis ataques contra objetivos no civiles y no militares con la orden de no causar daño del lado de la frontera con India”, dijo.

Agradeció el apoyo de los gobiernos de China, Arabia Saudita, Jordania, Turquía, Emiratos Árabes Unidos y la Organización de los Países Islámicos “que de manera conjunta expresaron su preocupación por la violación del espacio aéreo paquistaní e instaron al gobierno hindú a no escalar en el uso de las fuerzas militares a su alcance y lo exhortaron a aceptar el ofrecimiento del Primer Ministro de Pakistán, Imram Khan al diálogo para pacificar la región.

Dijo que la India mantiene su decisión de no acatar la resolución que emitió la Organización de las Naciones Unidas y que detalla la realización de un referéndum justo e imparcial que beneficie a los ciudadanos de Cachemira.