Managua. Autoridades de Nicaragua informaron que liberaron a 636 personas presas, incluyendo a 18 presos políticos que estuvieron involucrados en las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

“Todos los excarcelados son reos comunes de varias regiones del país que recibieron el beneficio de régimen de convivencia en familiar, que les permite cumplir su condena en su domicilio sin participar en actividades públicas”, especificó en un comunicado el Ministerio de Gobernación.

La medida del ejecutivo supone un incumplimiento de los acuerdos firmados en la mesa de diálogo, según la oposición.

“El engaño y la falsedad no funciona en Nicaragua ni con la comunidad internacional. No se puede pretender que mediante falsas comunicaciones van a cesar las presiones y sanciones contra el gobierno, que continúa evidenciando que no está dispuesto a cumplir con lo que ha firmado”, denunció la opositora Alianza Cívica.

El gobierno y la oposición se sentaron a la mesa de negociaciones en febrero en un nuevo intento para poner fin a un año de crisis política, pero hasta ahora los avances han sido escasos.

De forma paralela a la excarcelación, la policía negó una marcha opositora convocada para este miércoles, cuando se cumple el primer aniversario de las protestas, pese a que el gobierno garantizó la libertad de manifestación.

La liberación de todos los presos políticos fue un compromiso asumido por el gobierno de Ortega en las negociaciones realizadas del 27 de febrero al 3 de abril, en las que también se acordó que el proceso fuera supervisado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, entidad que sería la encargada de consensuar la lista de presos políticos, ya que la oposición dice que son unas 700 personas y las autoridades afirman que la cifra es menor.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió al gobierno de Nicaragua “evitar represión durante el aniversario de la insurrección de abril” y expresó su preocupación “de que las protestas convocadas para los próximos días puedan desembocar en otra reacción violenta”.