Londres. Ante las filtraciones de unas declaraciones del embajador de Reino Unido en Estados Unidos, Kim Darroch, donde describe la administración de Donald Trump de “inepta” e “inestable”, el gobierno londinense abrió una investigación.

“Se abrirá una investigación oficial sobre las filtraciones”, declaró un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, que no cuestionó la veracidad de las circulares diplomáticas, mientras que el canciller británico Jeremy Hunt se distanció de las supuestas declaraciones.

En un comunicado, refirió: “Es muy importante decir que el embajador estaba haciendo su trabajo de embajador, que es proporcionar informes francos y opiniones personales sobre lo que ocurre en el país en el que trabaja (...) pero son opiniones personales, no las opiniones del gobierno británico, ni mi opinión”.

También enfatizó: “Seguimos pensando que, con el presidente Donald Trump, la administración estadounidense es, además de muy efectiva, el mejor amigo para Reino Unido en el escenario internacional”, añadió en el comunicado Hunt, quien está en campaña para convertirse en el próximo primer ministro británico, un nombramiento que se realizará el 23 de julio.

Reacciona Trump

Al ser cuestionado sobre las filtraciones, que fueron publicadas por The Mail on Sunday, el mandatario Trump declaró: “No somos muy admiradores de ese hombre y no ha servido bien a Reino Unido, así que puedo entender y decir cosas sobre él, pero no me molestaré”.

Según The Mail on Sunday, el diplomático británico afirmó que la Presidencia de Trump, que considera “inestable” e “incompetente”, es susceptible de “estrellarse e incendiarse” y “terminar en desgracia”, según sus circulares e informes transmitidos a Londres. Los memorandos confidenciales abarcan un periodo desde el 2017.