La Paz. La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, recibe cada vez más apoyo de miembros de su gobierno para ser candidata a las elecciones presidenciales del 3 de mayo, aunque ella haya dicho que su mandato sería sólo hasta que el país cuente con un nuevo Ejecutivo tras los comicios. Los nuevos respaldos causaron sorpresa entre políticos que apoyan a su gobierno.

“La única salvación para este país es que Jeanine Áñez sea nuestra candidata”, afirmó el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en una rueda de prensa.

Mientras que el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, sostuvo: “Transmite paz y unidad entre todos los bolivianos y considero a nivel personal que ella debería ser candidata en estas elecciones”.

Algunos líderes políticos adversarios de Morales, quien está refugiado en Argentina, consideraron que no sería ético que Áñez participe, ya que ella aseguró que su único fin al asumir el mando era convocar nuevas elecciones.

Desde Washington, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos consideró que la celebración de nuevas elecciones presidenciales en Bolivia, inclusivas, competitivas y confiables, es un requisito para la democratización del país.

En una sesión del consejo permanente que contó con la presencia de la ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, Almagro felicitó a la presidenta interina por garantizar la celebración de elecciones presidenciales para el 3 de mayo.

EU restablecerá su presencia

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos tiene la intención de enviar un embajador a Bolivia para ayudar a restablecer una “relación normal” entre los países, informó el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, en un video.

La medida, que marcaría el regreso de un embajador estadounidense a La Paz por primera vez en más de una década, muestra la rápida mejora de las relaciones desde que el actual gobierno interino asumió el cargo tras la renuncia de Morales.