La hija del presidente de Estados Unidos Ivanka Trump se pronunció el jueves contra la mano dura de su padre en torno a la separación familiar en la frontera, señalando que las noticias sobre esta polémica política marcaron un "punto bajo" durante su estancia en la Casa Blanca.

Ivanka, que se describió a sí misma como "hija de inmigrantes" -su madre nació y creció en la antigua Checoslovaquia- dijo que estaba convencida de que la crisis se agravó a principios de este año cuando miles de niños fueron separados de sus padres migrantes.

"Ese fue un punto bajo para mí también", indicó la mujer, de 36 años, en una conferencia organizada por el sitio Axios, refiriéndose a la política de "tolerancia cero" de la administración de su padre Donald Trump.

"Estoy muy en contra de las separación de las familias y la separación de padres e hijos, por lo que estoy de acuerdo con ese sentimiento", añadió la empresaria, que también es asesora del presidente.

Ivanka Trump también tomó distancia de la severa condena que su padre ha hecho a los medios de comunicación, ataques que incrementaron los niveles de antagonismo con la prensa en recientes eventos presidenciales.

"No siento que los medios de comunicación sean los enemigos de la gente", dijo Ivanka cuando se le interrogó sobre el tema.

La crisis de inmigración, que se agravó cuando salió a la luz un audio con gritos y llantos de niños pidiendo por sus madres, causó una tormenta dentro y fuera de Estados Unidos, y en junio el presidente revocó la medida.

Donald Trump ordenó que terminaran las separaciones, pero hasta la fecha límite de la semana pasada otorgada por la justicia para reunir a los niños con sus familiares, 711 de los cerca de 2.500 menores separados seguían sin ser reunificados con sus padres, y los funcionarios han sido incapaces de explicar cuando concretarán la reunificación.

La hija del presidente dijo que su madre, la primera esposa de Donald Trump, llegó a Estados Unidos de manera legal.

"Así que somos muy cuidadosos sobre incentivar una conducta que ponga a los niños en riesgo de ser traficados, en riesgo de entrar a este país con 'coyotes' (traficantes de personas) o que hagan un viaje increíblemente peligroso solos", añadió.

erp