Las inundaciones en las regiones montañosas del norte de India dejaron al menos a 34 personas muertas y cientos de peregrinos hindúes atrapados sin poder volver a casa, indicaron las autoridades.

El ministro de Gestión de Siniestros, Yashpal Arya, aseguró que 23 trabajadores de una planta hidroeléctrica del Estado de Uttarakhan murieron, después de que el agua inundara las instalaciones el sábado.

Arya añadió que tres empleados de una caserna de bomberos murieron en un pueblo a orillas del río en el mismo Estado, que se encuentra al pie del Himalaya.

Otras siete personas han muerto en la región desde el inicio de las inundaciones el sábado por la mañana, añadió.

Uttarkashi es un lugar popular de peregrinaje hindú y unos 700 peregrinos que visitaban la zona están atrapados por las inundaciones, que cortaron las carreteras, dijo también Arya. Unos 80 pueblos de Uttarkashi siguen aislados.

EISS