Hasta este martes, Corea del Norte aparecía en Google Maps como un espacio en blanco casi absoluto -sin carreteras, sin líneas de tren, parques o restaurantes. Lo único marcado era su capital, Pyongyang.

Todo esto cambió cuando Goo­gle lanzó ayer un mapa detallado de uno de los estados más herméticos del mundo. El nuevo mapa etiqueta todo, desde las paradas del Metro de Pyongyang hasta los numerosos y enormes gulags -que son casi del tamaño de ciudades-, así como sus monumentos, hoteles, hospitales y grandes almacenes.

Según una publicación de un blog de Google, los mapas fueron creados por un grupo de cartógrafos voluntarios a través de una interfaz conocida como Google Map Maker. Ese programa -al igual que Wikipedia- permite a los usuarios enviar sus datos, los cuales luego son verificados por otros usuarios y, a veces, alterados repetidamente. Procesos similares se utilizaron en países que alguna vez carecieron de mapas de Google, como Afganistán y Birmania.

En el caso de Corea del Norte, los voluntarios trabajaron desde fuera del país, a partir del 2009. Usaron la información que ya era pública, recopilaron información de los actuales mapas analógicos, imágenes de satélite y otros materiales basados en la web. Gran parte de la información ya estaba disponible en Internet, afirmó Hwang Min-woo, un cartógrafo voluntario de Seúl que trabajó durante dos años en el proyecto.

Corea del Norte era el último país prácticamente sin cartografiar por Google, pero otros mapas -incluso más detallados- de Corea del Norte ya existían antes de esto.

Sin embargo, el mapa de Google es importante debido a su accesibilidad. Es poco probable que el mapa tenga una influencia inmediata en Norcorea, donde el uso de Internet para todos está restringido, excepto para un puñado de élites. Pero podría resultar beneficioso para los analistas y estudiosos extranjeros, al proporcionar un registro de fácil acceso sobre las provincias, carreteras, lugares de interés, así como sugerencias sobre los horrores invisibles del país.