Más de 100 personas están desaparecidas o muertas en Brasil, informó el Gobierno el domingo, mientras que los deslizamientos de tierra y las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias arrasaban varios barrios urbanos del noreste del país.

Se trata de la cuarta gran inundación en cinco meses, que pone de manifiesto la falta de planificación urbana en los barrios de bajos ingresos de gran parte de Brasil, donde las favelas se construyen a menudo en laderas propensas a derrumbarse.

Al menos 79 personas habían muerto al corte del domingo por la tarde (18:00 horas tiempo local) en la región metropolitana de Recife, capital de Pernambuco y en el estado vecino de Alagoas, de acuerdo al servicio de Defensa Civil de Pernambuco. Mientras que 56 personas en dicho estado han sido reportadas como desaparecidas.

Entre esos dos estados, más de 6,000 personas habían llegado a los puntos de ayuda designados por el Gobierno y más de 7,000 se estaban quedando con amigos o familiares, dijo el servicio de Defensa Civil Federal.

La lluvia, que dio una tregua la mañana de este domingo, volvió a caer en la tarde, mientras cientos de efectivos de los bomberos y otros cuerpos de emergencia y asistencia, trabajaban a contrarreloj, con la ayuda de helicópteros y embarcaciones, en busca de desparecidos y el rescate de personas que quedaron aisladas.

La furia del temporal causó deslizamientos de tierras en cerros, desbordamiento de ríos y grandes torrentes de lodo que arrasaron con todo a su paso en varios municipios. Imágenes aéreas muestran algunos puntos de la capital pernambucana y de municipios colindantes completamente anegados.

"Estoy debajo de la tierra"

El evento más letal tuvo lugar el sábado en la comunidad Jardim Monteverde, una zona escaparda y de casas precarias en la frontera entre Recife y el municipio de Jaboatao dos Guararapes, donde un deslizamiento de tierras soterro casas enteras y provocó la muerte de 19 personas.

Desde la tarde del sábado, Flávio José da Silva sigue buscando a su padrastro Gilvan entre los escombros de lo que era su casa. Poco después de que el cierro colapsara, logró hablar con él. "Nos dijo "estoy aquí debajo de la tierra". Esperamos encontrarlo vivo", relató a la AFP, señalando a la montaña de desechos mezclados con lodo.

En Jardim Monteverde, los rescatistas, ayudados por voluntarios, retiraban escombros en medio de una gran destrucción y el dolor de los vecinos.

Once de los muertos en ese deslizamiento eran parientes de Luiz Estevao Aguiar, dijo él mismo entre lágrimas a TV Globo.

"Se murió mi hermana, mi cuñado, murieron 11 personas de mi familia, fue difícil. Fue muy difícil. No me esperaba esto", dijo este hombre mayor, que vive en otro municipio.

Detrás de él, una cadena humana, con los pies hundidos en el barro, se iba pasando cubos con desechos que bajaban del cerro.

Más lluvia

Las autoridades avisaron el sábado de que la previsión era de mucha lluvia para el domingo.

Entre la noche del viernes y la mañana del sábado, el volumen de lluvias alcanzó el 70% de lo esperado para todo el mes de mayo en algunos puntos de la capital pernambucana.

"Aunque ahora ha dejado de llover, tenemos previsión de fuertes lluvias para los próximos días. Así que lo primero es mantener las medidas de autoprotección", declaró el ministro, quien sobrevoló la zona afectada acompañado por los titulares de las carteras de Salud, Turismo y Ciudadanía.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, informó este domingo por la mañana que el lunes se desplazará a Recife para seguir de cerca la "tragedia".

La meteoróloga Estael Sias, de la agencia MetSul, explicó a la AFP que las intensas lluvias que afectan a Pernambuco y, en menor medida, a otros cuatro estados del noreste del país, son producto de un fenómeno típico de está época, las llamadas "ondas del este", áreas de "perturbación atmosférica" que se desplazan desde el continente africano hasta esa región litoral brasileña.

"En otras zonas del Atlántico esta inestabilidad forma huracanes, pero en el noreste de Brasil tiene el potencial de mucha lluvia e incluso tormentas eléctricas", explicó.

Las imágenes de este fin de semana evocan el drama ocurrido en febrero en Petrópolis, en el estado de Rio de Janeiro (sureste), donde murieron 233 personas por lluvias torrenciales y deslaves.

Según los expertos, tragedias como estas se dan, además de por las fuertes lluvias, por otros factores, como el tipo de topografía y la existencia de grandes barriadas de casas precarias, muchas de ellas construidas de manera ilegal, en las escarpadas zonas de riesgo.

A finales de diciembre y principios de enero, decenas de personas murieron y decenas de miles fueron desplazadas por las lluvias que azotaron el nororiental estado de Bahía.

A finales de enero, al menos 18 personas murieron por las inundaciones del estado de Sao Paulo, en el sureste del país. En febrero, lluvias torrenciales en el estado de Río de Janeiro causaron más de 230 muertos.

kg