Barcelona. El juicio del procés comenzó en el Tribunal Supremo, donde acudieron los 12 líderes independentistas acusados, incluido el exvicepresidente Oriol Junqueras. La Fiscalía y Vox sustentan su acusación por rebelión, al considerar que hubo violencia y que fue permitida por los acusados, mientras que la abogacía ve más bien una actitud hostil, y las defensas presumen del carácter pacífico del proceso independentista y apuntan a que la única violencia que se produjo en las calles fue la policial.

El abogado del exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y del exconseller Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, que ha sido el primero en intervenir en el juicio, ha manifestado que esta causa es un “vodevil procesal” que “atenta contra la disidencia política”.

“Nos encontramos ante un juicio excepcional porque se han producido excepciones que afectan el núcleo duro de los derechos fundamentales”, comentó en el arranque del turno de una hora que le concedió el presidente del tribunal, Manuel Marchena, para exponer su alegato.

Penas de la Fiscalía

El proceso, retransmitido en directo por televisión, podría durar unos tres meses, y en él declararán cientos de testigos, entre ellos el expresidente del gobierno español Mariano Rajoy. La sentencia no se conocerá antes de julio.

Este proceso singular, tanto por los hechos sometidos a examen como por los delitos que se atribuyen a los encausados —entre ellos el de rebelión— se celebra con la ausencia del expresidente Carles Puigdemont y de la secretaria de ERC, Marta Rovira.

La Fiscalía pide para los 12 acusados penas que oscilan entre los 7 y 25 años de cárcel por los delitos de rebelión, malversación y desobediencia, mientras que la Abogacía del Estado las rebaja a entre 7 y 12 años de prisión, al acusar por sedición. Vox, acusación popular, pide condenas de 24 a 74 años.

Respecto a las acusaciones de rebelión —sedición en el caso de la Abogacía del Estado— pivotarán sobre la acreditación o no de la violencia en el desarrollo de los hechos del otoño del 2017, que motivaron que el gobierno de Rajoy suspendiera la autonomía de Cataluña, aplicando el artículo 155 .

Ayer hubo cortes de carreteras en Barcelona por parte de secesionistas.