Las negociaciones de paz para el este de Ucrania entre el gobierno y los separatistas prorrusos terminaron este sábado en fracaso, mientras sobre el terreno los combates no cesan.

"Las consultas de Minsk son un fracaso" declaró el expresidente ucraniano Leonid Kuchma, el enviado de Kiev a la capital bielorrusa, escenario de anteriores acuerdos de paz entre las partes. Los prorrusos "rehusaron discutir medidas para un alto el fuego inmediato y la retirada de las armas pesadas", aseguró.

Durante cuatro horas de negociaciones, bajo la égida de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), los separatistas no cesaron de emitir "ultimátums" explicó Kuchma, sin dar detalles.

El negociador de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Denis Puchilin, acusó sin embargo a Kiev de provocar el colapso de las conversaciones, a las que también asistía una delegación rusa, y aseguró que los líderes insurgentes sólo aceptarían un acuerdo si Kiev daba primero la orden de cese el fuego a sus tropas.

Los rebeldes habían amenazado el viernes con prolongar su ofensiva "hasta la liberación total de las regiones de Donetsk y Lugansk" si fracasaban las negociaciones.

Los presidentes de Rusia, Alemania y Francia mantuvieron una conversación telefónica en la que pidieron que "la cuestión de un alto el fuego y la retirada de armas pesadas" ocupara la parte central de las negociaciones, según un comunicado del Kremlin.

mrc