Washington. El reloj del apocalipsis, que simboliza la inminencia de un cataclismo planetario, sigue fijado en la medianoche menos 100 segundos por el grupo de científicos que lo maneja, que subrayaron la ineficacia de los gobiernos en la gestión de la pandemia y su falta de preparación ante las amenazas nucleares y climáticas.

Este reloj simbólico fue creado en 1947 por la ONG Boletín de los Científicos Atómicos para advertir sobre un cataclismo nuclear. El año pasado, las manecillas habían avanzado 20 segundos e indicaron la hora más cercana a la medianoche en la historia del reloj.

"La mortal y aterradora pandemia de Covid-19 sirve como una llamada de atención histórica, un claro ejemplo de que los gobiernos nacionales y las organizaciones internacionales están mal preparados para hacer frente a las amenazas de las armas nucleares y el cambio climático que realmente podrían acabar con la civilización", dijo Rachel Bronson, directora de la organización.

Cada año, un grupo de expertos compuesto por 13 premios Nobel marca la nueva hora.

"¡Despiértense!", pidió a los jefes de Estado de las grandes potencias, el exgobernador de California, y presidente de la ONG, Jerry Brown.

"Estados Unidos, Rusia y las potencias nucleares del mundo deben dejar de gritarse entre sí. Es hora de eliminar las armas nucleares, no de construir más. Lo mismo ocurre con el cambio climático: Estados Unidos, China y otros países importantes deben abordar seriamente las emisiones mortales de carbono", argumentó.

Creado después de la Segunda Guerra Mundial, el reloj del apocalipsis originalmente apuntaba a siete minutos antes de la medianoche.

En 1991, al final de la Guerra Fría, retrocedió a 17 minutos antes de la medianoche. En 1953, así como en 2018 y 2019, estuvo en la medianoche menos dos minutos.

Continúa el New START

El presidente ruso, Vladimir Putin, celebró la prolongación del tratado New START sobre la limitación de armas nucleares, un día después del acuerdo 'in extremis' con Estados Unidos que representa un avance para ambos rivales geopolíticos en sus difíciles relaciones.

El parlamento ruso ratificó el miércoles por unanimidad la extensión hasta 2026, a días de la expiración del texto, prevista el 5 de febrero.

Mientras que OPANAL y la Comisión Africana de Energía Nuclearel expresaron su beneplácito por la entrada en vigor la semana pasada del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN).

El 24 de octubre del 2020, Honduras depositó su instrumento de ratificación convirtiéndose en el 50 Estado parte del TPAN, hecho que, de conformidad con el artículo 15 del Tratado, ha dado pie, 90 días después, a que el instrumento entre en vigor.