El gobierno de Joe Biden ordenará la vacunación o pruebas Covid-19 semanales a todas las empresas de más de 100 empleados, en un nuevo esfuerzo para derrotar a la variante Delta del coronavirus, que genera una ola de contagios, informó este jueves la Casa Blanca.

Las empresas deben "asegurarse de que su fuerza laboral esté completamente vacunada o exigir a los trabajadores que no se vacunen que obtengan un resultado negativo en la prueba al menos una vez por semana", indicó.

La medida afectará a unos 80 millones de personas y se suma a la extensión de la obligatoriedad de vacunación para los empleados federales y todos aquellos que trabajen en hospitales y reciban reembolsos federales de atención médica.