Bogotá.-El insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) tendrá un observador en la apertura de los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y las rebeldes FARC, anunció hoy el ex jefe guerrillero León Valencia.

El ex líder del ELN aseguró a la radio local que ese grupo mantiene contactos con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos para vincularse de manera formal a los diálogos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Valencia, quien se desmovilizó en el marco de los acuerdos de los años 90, es actualmente director de la Corporación Arco Irs y acompañante en el proceso de paz entre el gobierno y las FARC, que se iniciará esta semana en Oslo, Noruega.

El ex jefe del ELN destacó además el papel que juega el gobierno noruego como facilitador, porque genera confianza entre las partes en la primera parte de este proceso, en la que se definirán los términos para desarrollar los diálogos de paz.

Los delegados del gobierno de Santos y de las FARC comenzaron a llegar este fin de semana a Oslo, para dar inicio a las negociaciones de paz, que luego se trasladarán a La Habana, Cuba.

El equipo negociador del gobierno será dirigido por el ex ministro Humberto de la Calle e integrado por el empresario Luis Carlos Villegas y el general en retiro y ex director de la Policía Nacional, Oscar Naranjo.

Del equipo oficial también harán parte el general retirado del Ejército, Jorge Enrique Mora Rangel, el ex ministro Frank Pearl y el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo.

Por el lado de las FARC figuran el jefe insurgente Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez , considerado el segundo hombre más importante de la organización guerrillera.

Los otros negociadores rebeldes son Ricardo Téllez, alias Rodrigo Granda ; Jesús Emilio Carvajalino, alias Andrés París ; Luis Alberto Albán, alias Marco León Calarcá y Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad .

Palmera, sin embargo, se encuentra purgando una condena a 60 años de cárcel en Estados Unidos, por lo que su participación en el proceso dependerá de la autorización de Washington para que tenga presencia a través de modalidades virtuales, como las videoconferencias.

LGL