Caracas. Los jaloneos para medir fuerzas no cesan entre la oposición y el gobierno de Venezuela.

Poco después de que el líder opositor Juan Guaidó se declarara presidente al mediodía, en un desafío abierto a Nicolás Maduro, el mandatario, que hace unas semanas inició un segundo término en medio del rechazo de miembros de la comunidad internacional, consideró que la acción es un intento de golpe de Estado. Acto seguido, anunció desde el palacio de gobierno que acordó la ruptura de relaciones con Estados Unidos y dio 72 horas al personal diplomático para abandonar el país.

“Juro asumir formalmente las competencias del ejecutivo nacional como presidente encargado”, dijo Guaidó en medio de los aplausos de miles de ciudadanos que acudieron al barrio de Chacao para apoyarlo.

Vacío de poder

Guaidó y la Asamblea Nacional apelaron a dos artículos de la Constitución para promover a un nuevo presidente interino. “Asumo la responsabilidad bajo los artículos 333 y 350. Juro asumir el compromiso de la no violencia”, sostuvo Guaidó.

La respuesta de la más importante estructura que apoya a Maduro, las fuerzas armadas, cerró filas con él: “El desespero y la intolerancia atentan contra la paz de la Nación. Los soldados de la Patria no aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la Ley. La FANB defiende nuestra Constitución y es garante de la soberanía nacional”, escribió Vladimir Padrino, ministro de Defensa de Maduro, en Twitter.

Todas las opciones, sobre la mesa

Trump, el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo emitieron comunicados en los que proclamaron el reconocimiento de Juan Guaidó por parte de Estados Unidos. Cada uno dijo que Estados Unidos tomará las medidas diplomáticas y económicas necesarias para apoyar la transición a un gobierno nuevo.

Cuando le preguntaron al presidente Trump si Estados Unidos recurriría a una acción militar en Venezuela para apoyar la destitución de Nicolás Maduro, su respuesta fue ambigua. “No estamos considerando nada, pero todas las opciones están sobre la mesa”, comentó Trump a los reporteros, luego de una mesa redonda en la Casa Blanca sobre costos médicos.

Sobre las 72 horas que Maduro otorgó a Estados Unidos para que saque a su embajador de Caracas, como resultado de la ruptura de relaciones diplomáticas que el propio Maduro informó, Mike Pompeo dijo que Estados Unidos no retirará a sus diplomáticos de Venezuela. En su lugar, Estados Unidos cumplirá la directriz de Guaidó de que los países mantengan sus misiones diplomáticas en el país sudamericano, aseguró Pompeo.

Pompeo señaló que Estados Unidos no reconoce la autoridad de Maduro y que no tiene la autoridad legal para romper las relaciones diplomáticas con ellos.

Asesinados en las calles

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) informó este miércoles que el saldo de personas fallecidas durante las protestas es de 13 ciudadanos.

“Hasta las 7:40 de la noche se confirman 13 personas asesinadas en protestas. Este balance sólo incluye a víctimas con identificación confirmada”, publicó la organización en Twitter.

Detallaron que los fallecidos se produjeron en los siguientes estados: Amazonas, dos; Barinas, tres; Bolívar, dos; Distrito Capital, tres; Portuguesa, uno, y Táchira, dos.

El diario El Nacional informó que en Petare, zona popular del estado Miranda, al estar protestando los residentes en contra de Maduro en los alrededores del puente de Palo Verde, sujetos no identificados detonaron una granada en la zona. Agregó que tanquetas blindadas transitaban por el lugar. Los uniformados dispararon bombas lacrimógenas para controlar la situación.

Reconocimiento regional a Guaidó

La mayoría de los gobiernos de América Latina comenzaron a apoyar la decisión del líder opositor Juan Guaidó minutos después de su juramentación como presidente.

El primer país latinoamericano en reconocerlo fue Paraguay, luego de que Estados Unidos también le diera su respaldo. “Paraguay expresa su apoyo al presidente encargado de Venezuela”, expresó en su cuenta de Twitter el presidente paraguayo Mario Abdo. “Cuenten con nosotros para abrazar de nuevo la libertad y la democracia”.

Otros países, incluido Brasil, se fueron sumando durante el día al reconocimiento.

México

“En apego a nuestros principios constitucionales de no intervención, autodeterminación de los pueblos (...) México no participará en el desconocimiento del gobierno de un país con el que mantiene relaciones diplomáticas”, comunicó la SRE.

La nueva voz opositora

Hace unos meses, pocos habían oído hablar de Juan Guaidó.

Nacido hace 35 años en un humilde hogar en la costa del Caribe venezolano, Juan Guaidó se autoproclamó el miércoles presidente encargado del país petrolero gobernado por el impopular Nicolás Maduro, que consideró la jugada como un intento de golpe de Estado.

Designado jefe del Congreso opositor de Venezuela el 5 de enero, Guaidó, en menos de un mes, llenó el vacío en el liderazgo de la desarticulada oposición y convenció a cientos de miles de venezolanos de volver a las calles.

Guaidó viene del ala más radical de la coalición opositora del partido Voluntad Popular, que lidera Leopoldo López, quien cumple con arresto domiciliario desde hace años. La agrupación también ha perdido muchos dirigentes que partieron al exilio.

Antes de llegar al Congreso como diputado, no había ocupado ningún cargo público. Pero milita en política desde que asistía a la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, desde donde partió a EU para hacer una maestría en gestión pública en la universidad George Washington.

Casado y con una hija de un año y medio, no se sabe dónde se encuentra el político después de haberse autoproclamado presidente encargado, pero ha seguido mandando tuits. (Con información de Reuters)