Los diputados de Canadá adoptaron el martes un proyecto de ley que prohíbe las "terapias de conversión" que buscan imponer la heterosexualidad en las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT).

En una victoria para el gobierno minoritario de Justin Trudeau, el proyecto fue aprobado por una amplia mayoría de 263 votos contra 63. Más de la mitad de los diputados del Partido Conservador, principal fuerza opositora, votaron contra el texto.

El proyecto, una de las grandes promesas del Partido Liberal de Justin Trudeau en la campaña de 2019, establece penas de hasta cinco años de prisión para quien someta a esa "terapia" a un menor o adulto que no la consienta o a quien haga publicidad de ella.

Una investigación oficial publicada el año pasado señaló que 47,000 hombres canadienses pertenecientes a una minoría sexual habían sido sometidos a alguna terapia de conversión. Esa práctica, a menudo llamada terapia reparadora, es considerada seudocientífica, ineficaz y peligrosa por los expertos.

El texto define la "terapia de conversión" como "todo servicio, práctica o tratamiento concebido para transformar la orientación sexual de una persona a fin de tornarla heterosexual, restablecer la identidad de género a la que corresponde al sexo atribuido en el nacimiento o reprimir o reducir la atracción sexual o los comportamientos sexuales no heterosexuales".

El texto deberá ser aprobado ahora por el Senado.

De resultar adoptado, el texto "hará que Canadá tenga las leyes penales más progresistas y exhaustivas del mundo en materia de terapia de conversión", dijo en Twitter el ministro de Justicia, David Lametti.

En Francia se han alzado voces que reclaman leyes contra esas controvertidas terapias y en Gran Bretaña el gobierno expresó su voluntad de poner fin a esas prácticas.

rrg