Un avión de Malaysia Airlines con 227 pasajeros y 12 tripulantes a bordo desapareció el sábado en el mar de China Meridional y se presume que se habría estrellado.

Barcos y aviones de los países próximos a su ruta aérea registraban una amplia zona en busca de restos.

Medios estatales vietnamitas informaron de que el Boeing 777-200ER que iba de Kuala Lumpur a Pekín se estrelló en aguas del sur de Vietnam. El ministro de Transportes de Malasia negó posteriormente que se hubiera localizado el lugar de un posible accidente.

Si la información se confirma, sería el accidente más mortal para el modelo del fabricante estadounidense de aeronaves que registró un solo accidente mortal en 19 años de historia, en el aeropuerto de San Francisco en julio de 2013, donde murieron tres personas.

El vuelo MH370 tuvo su último contacto con los controladores del tráfico aéreo a 120 millas náuticas de la costa oriental de la ciudad malaya de Kota Bharu, dijo el consejero delegado de Malaysia Airlines, Ahmad Jauhari Yahya, en un comunicado leído en una conferencia de prensa en Kuala Lumpur.

Malasia y Vietnam trabajaban conjuntamente en las operaciones de búsqueda y rescate, agregó sin dar detalles.

China también envió dos buques de rescate marítimo al mar de China Meridional para ayudar, dijo la televisión estatal en uno de los microblogs.

LA BÚSQUEDA

Aviones vietnamitas que buscan el Boeing 777 de Malaysia Airlines localizaron rastros de carburante a lo largo de varios kilómetros en el Mar de China Meridional, afirmó un general vietnamita.

Se trata de los primeros rastros posibles del avión de Malaysia que volaba entre Kuala Lumpur y Pekín.

"Dos de nuestros aviones detectaron dos regueros de carburante a lo largo de unos 15 a 20 kilómetros en paralelo y a unos 500 metros el uno del otro", declaró en directo en la televisión pública el general Vo Van Tuan.

"No estamos seguros de donde vienen esos regueros de carburante, enviamos navíos hacia la zona", agregó 18 horas después de la desaparición del avión.

El vuelo MH370, que transportaba 227 pasajeros de 14 nacionalidades diferentes y 12 tripulantes, salió de los radares entre las costas de Malasia y las de Vietnam sin haber enviado ningún mensaje de auxilio.

Al caer la noche se suspendieron las operaciones de búsqueda aérea, aunque los buques movilizados seguían rastreando la zona, indicó la aerolínea, precisando que de momento no se encontró ningún resto del aparato.

Vietnam, China, Malasia, Filipinas y Singapur movilizaron buques patrulla, aviones y helicópteros para la búsqueda en el mar de China Meridional, donde de un tiempo acá estos países tienen diferendos territoriales.

El primer ministro malasio, Najib Razak, señaló que Estados Unidos acordó también enviar aviones para ayudar en las tareas.

Según Najib, las autoridades seguirán buscando el aparato "el tiempo necesario".

La prensa oficial vietnamita citó a un oficial de la marina que decía que el aparato se estrelló frente a las costas del sur del país.

Pero horas más tarde, Hanói no dio más información y no se había podido confirmar esta afirmación.

El Boeing 777-200, salió de Kuala Lumpur a las 00:41 horas del sábado y tenía prevista su llegada a Pekín a las 06:30 horas locales.

Sin embargo, desapareció a las 02:40 horas, unas dos horas después de despegar.

LAS VÍCTIMAS

En rueda de prensa el consejero delegado de Malaysia Airlines, Ahmad Jauhari Yahya precisó que entre los pasajeros hay 12 niños pequeños. En cuanto a nacionalidades, hay al menos 153 chinos, 38 malasios, 7 indonesios, 6 australianos, 4 franceses y tres estadounidenses.

"Estamos muy preocupados por estas informaciones", declaró el ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, en un comunicado.

"Estamos haciendo todo lo posible para obtener más detalles", añadió.

Desde Roma, la familia de un italiano, Luigi Maraldi, 37 años, señalado como pasajero del avión, desmintió su presencia en el aparato.

Maraldi, actualmente en Tailandia, llamó a su familia para decirle que no estaba en el avión y que días pasados en Malasia la habían robado el pasaporte.

En el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, los familiares de los pasajeros esperaban noticias angustiados.

La compañía Malaysia Airlines (MAS) ha tenido pocos accidentes. El más grave fue en 1977, cuando un avión suyo se cayó en el sur de Malasia y murieron los 93 pasajeros y los siete miembros de la tripulación.

Un nuevo accidente sería una pésima noticia para la compañía, que lleva años perdiendo dinero, ante la competencia de empresas de bajo coste como AirAsia.

Malaysia Airlines, que en 2012 admitió estar "en crisis", tuvo en los últimos tres meses de 2013 su cuarto trimestre consecutivo de pérdidas.

Con información de Reuters y AFP

JSO