Bogotá. El presunto traficante de drogas colombiano, José Antonio Calle -cuya principal organización paramilitar controla las rutas costeras y fronterizas de contrabando-, se entregó a los agentes antidrogas de Estados Unidos en Aruba y fue trasladado en avión a Nueva York, donde enfrenta cargos criminales, expusieron el lunes las autoridades colombianas.

Calle fue acusado en el distrito este de Nueva York el año pasado por la supuesta distribución internacional de 25 toneladas de cocaína, lavado de dinero, extorsión y asesinato, según un comunicado de prensa de la oficina local del fiscal estadounidense emitido en el momento.

El gobierno de Estados Unidos ofreció una recompensa de 5 millones de dólares por Calle, quien -de acuerdo con el director adjunto de la policía colombiana, el general José Roberto León- se entregó sin resistencia a agentes de la DEA el viernes en Aruba.

El portavoz de la fiscalía estadounidense en el distrito este de Nueva York, Robert Nardoza, anunció que no podía confirmar ni negar la afirmación de que Calle había sido trasladado en un avión a Nueva York desde Aruba. Tampoco discutiría porqué la acusación no estaba disponible en la base de datos electrónica en línea del sistema judicial federal de Estados Unidos. La DEA también declinó hacer comentarios al respecto.

José Antonio Calle, de 43 años, presuntamente dirige una violenta fuerza paramilitar de tráfico de cocaína en Colombia denominada Los Rastrojos.