Nueva Delhi. Al menos 33 militares murieron a causa del estallido de un coche bomba en la parte de Cachemira controlada por la India, se considera el peor ataque al personal de seguridad desde el inicio de la insurgencia en la región en disputa desde hace tres décadas. El ataque ocurrió cerca de Pampore, en las afueras de Srinagar, informó el comandante policial Munir Ahmed Khan. Añadió que un camión quedó destrozado y otros cinco vehículos fueron dañados. En el camión iban 35 uniformados, dijo una fuente paramilitar.

El vehículo cargado de explosivos fue estrellado contra un camión que transportaba a docenas de paramilitares, dijo Sanjay Sharma, un vocero de la Fuerza de Policía de Reserva Central de la India.

El acto aumentará las tensiones entre India y Pakistán, que cuentan con armamento nuclear. Ambas reclaman el territorio del Himalaya de Cachemira.

India acusó a Pakistán de refugiar y apoyar a los militantes que cruzan el territorio controlado por India para llevar a cabo ataques en contra del gobierno.

Cachemira es parte del único estado de mayoría musulmana de la India. Los grupos militantes luchan por la independencia del territorio o su fusión con Pakistán.

Grupo se adjudica el atentado

Jaish-e-Mohammed, un grupo militante que busca fusionar la Cachemira de los indios con Pakistán, se responsabilizó del ataque.

El grupo tiene su sede en Pakistán y está dirigido por un clérigo radical llamado Masood Azhar.