Entrevista a Mohammed al Kuwari, embajador de Qatar en México.

Qatar, país de Medio Oriente, con una superficie de 11,5627 km2 (el tamaño del estado de Querétaro) y con una población de más 2 millones y medio de personas, además de ser uno de los mayores exportadores de gas en el mundo, sobrelleva un bloqueo económico desde junio del 2017 impuesto por su vecino Arabia Saudita y sus aliados Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto, Yemen, Libia y las Islas Maldivas con el argumento de que apoya el terrorismo.

El embajador catarí, Mohamed al Kuwari, habló para El Economista al respecto de esta situación de cara a la celebración del Mundial de futbol 2022, del cual será sede.

—Ya son 20 meses de bloqueo. ¿Qué tanto les ha afectado?

El bloqueo fue lo mejor que le pudo pasar a Qatar porque se ha podido suministrar y proveer de recursos propios, incluso económicos, es decir, hay una dependencia a los recursos internos y en este año ya están habiendo más exportaciones hacia todo el mundo lo cual es positivo para la economía del país. Asimismo, durante el 2019 comenzará a fabricar autos con energía eléctrica, con una producción de un millón (de unidades) anualmente.

—Ante un periodo tan largo de bloqueo, ¿ha habido acercamiento entre ambas partes para dialogar?

Desde que inició el conflicto, Qatar ha mostrado su disposición al diálogo; sin embargo, no puede sujetarse a una lista de condiciones terribles e imposibles de cumplir, entre ellas, el cierre de la cadena de televisión Al Jazeera.

Ningún país soberano puede aceptar esas condiciones porque es un espacio de libre expresión. Pese a que los gobiernos de Kuwait y Estados Unidos han ayudado como intermediarios, la contraparte está cerrada al diálogo y mantiene sanciones sin fundamento.

—El bloqueo de Arabia Saudita y sus aliados en principio es una reacción diplomática contra el gobierno, pero tiene consecuencias directas para la población. ¿De qué forma ha afectado a los ciudadanos?

Hay muchos casos de violación de derechos humanos en proceso. Los países obligaron a nuestros ciudadanos a regresar a Qatar, provocando la separación de familias, negaron la educación a muchos estudiantes y cortaron la asistencia médica que recibía la gente. Por si fuera poco (Arabia Saudita), los despojaron de sus bienes como vivienda e inversiones en negocios.

Por tales razones, Qatar pidió a sus ciudadanos que regresaran al país porque no puede protegerlos mientras estén en esos países, no obstante, Qatar sí permite que vivan en su territorio ciudadanos de todos esos países.

—Parece mucho tiempo, pero el Mundial de Qatar 2022 corre riesgo por el bloqueo.

El bloqueo por parte de nuestros vecinos no va impactar en la justa deportiva, incluso estimamos que para el 2020 los ocho estadios estén terminados, es decir, dos años antes de (que inicie el ) Mundial.

El país invierte 500 millones de dólares por semana en infraestructura y el total del presupuesto para los estadios y sitios de entrenamiento que Qatar está construyendo tiene un valor 6.3 billones de dólares.

Considero que no podrá ser boicoteado, la selección catarí participó en la Copa de Asia 2019 y jugó en tierras de Emiratos Árabes Unidos, accediendo vía terrestre a pesar de que este país ha impulsado el bloqueo económico e impedido también los vuelos en su cielo.

—¿En qué sectores a su país le interesaría invertir en México?

Hay potencial en el sector energético y el de agricultura; se requiere establecer un puente aéreo entre ambos países para trasladar los productos agroalimentarios que son de interés para Qatar, como (por ejemplo) carne de bovino, garbanzo, maíz blanco, hortalizas, aguacate, berries, azúcar, café, miel, camarón, atún y tilapia, entre otros.

Con certificación Halal, las exportaciones agroalimentarias de México al país son reducidas, durante el 2018 sumaron al menos 1,500,000 dólares.