Berlín. El gobierno alemán aprobó el miércoles un plan que agilizará y aumentará la deportación de solicitantes de asilo que vieran rechazadas sus peticiones.

Alemania recibió 890,000 solicitudes de asilo en el 2015 y desde entonces ha buscado agilizar la forma de lidiar con ello, ya sea acelerando el otorgamiento de asilos a aquellos que califican y enviando a casa a los que no.

La canciller Angela Merkel, que enfrenta elecciones generales en septiembre, ha pedido varias veces un esfuerzo nacional para asegurar que la gente sin derecho a quedarse abandone el país.

Las medidas anunciadas el miércoles incluyen regulaciones que facilitan poner bajo custodia a personas sospechosas de ser un peligro, antes de deportarlas, dijo el ministro del Interior Thomas de Maiziere.

Otras medidas incluyen dar a la autoridad más libertad para observarlos, evaluar los datos en sus teléfonos celulares y computadoras cuando la identidad de un solicitante esté en duda.

Alemania empezó hace poco a deportar a más afganos, una iniciativa muy criticada por algunos que no consideran a Afganistán como un país seguro. Varios gobiernos estatales, que ahora gestionan las deportaciones, se han negado a enviar a gente de vuelta a Afganistán.

Controversia

Con esta medida, Alemania pretende aumentar de cuatro a diez días la duración de la detención de los migrantes a los que se les haya negado el asilo y considerados por la policía como potencialmente peligrosos, antes de ser enviados a sus países.

Los solicitantes de asilo que mientan sobre su identidad o que incumplan la ley tendrán que enfrentar sanciones más severas, como la imposición de una pulsera electrónica.

Otro punto polémico: las autoridades tendrán potestad para acceder a los datos de los celulares de los solicitantes de asilo si dudan sobre su identidad.

Los celulares y los laptops pertenecen a al domino extremadamente sensible de la esfera privada , criticó el partido de la oposición Die Linke (izquierda radical).

El miércoles estaba previsto que 50 personas fueran enviadas de Múnich a Kabul, según la agencia alemana de noticias Dpa.